Casi mil pibes en prueba de River en Neuquén

Furor en Sapere. Duró hasta casi la medianoche.

Los chicos sueñan en grande. Alrededor de mil jugadores de categoría 2003 a 2011 se probaron ayer en el predio de Sapere bajo la atenta mirada de los enviados de River, que buscaron captar jóvenes talentos en la región.

Tribunas llenas y un desfile de chicos ilusionados fue el común denominador en una jornada inolvidable a puro sol y que recién sobre el cierre de esta edición, casi a la medianoche estaba terminando, según confió el presidente del club anfitrión, Juan Carlos Lucumán, a LM Neuquén.

El dirigente estimó en “978” las jóvenes promesas “que a lo largo del día probaron suerte, una respuesta increíble”.

La actividad comenzó a las 10 de la mañana y hasta el cierre de la noche seguían los ensayos y las evaluaciones a los chicos, que sueñan con dar el salto al popular elenco de Núñez, así como alguna vez lo hicieron el neuquino Matías Moya y el cipoleño Ezequiel Centurión, dos chicos de la región que actualmente integran el plantel de reserva del Millonario (Moyita incluso llegó a debutar en el equipo que conduce Marcelo Gallardo).

p38-f02-prueba-river-sapere.jpg

“Fue increíble”

“Teníamos expectativas porque la vez pasada fue muy parecido, pero la verdad que fue increíble la cantidad de chicos y de público que se acercó. Es un placer que River haya vuelto a elegirnos no sólo para coordinar sus pruebas en esta capital sino en toda la región”, sostuvo el presidente de Sapere.

Lo del Xeneize fue bueno

Cabe recordar que también resultó muy exitosa la prueba que realizó en la semana en la región el otro coloso argentino, Boca, en esta capital, en Las Lajas y Plaza Huincul. Acá hay futuro y las dos entidades más grandes del país lo saben.

P38-prueba-river-sapere.jpg

--> Hinchas de todos los equipos

Si bien predominaron los colores de River en las colmadas gradas de Sapere, se vio a más de un “infiltrado” en la concurrida y exitosa prueba del Millo en esta capital.

Un par de camisetas de otros equipos grandes del país se divisaron en las tribunas. Y es natural, teniendo en cuenta que las familias de los chicos que se probaron no necesariamente iban a simpatizar con el Millo, por otro lado algo imposible de controlar o que eso suceda.

Lo cierto es que fue una tarde a puro color y calor en Sapere y muchos pibes se fueron con la ilusión de quedar nada menos que en River.

Soñar no cuesta nada.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído