Comerciantes, en la lona por el cambio de la calle Moritán

Dicen que desde que es mano única venden hasta un 50% menos.

Sofía Sandoval
ssandoval@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- "La medida nos partió al medio", se quejó Sebastián mientras se apoyaba contra la vidriera de su negocio de artículos de mascotas sobre calle Moritán, que ahora es mano única hacia el sur. Desde que cambió el sentido, los comerciantes pasan sus tardes en la vereda a la espera de que ingrese algún cliente y aseguran que sus ventas bajaron hasta un 50 por ciento.

En los carteles de nomenclatura, las flechas en dirección sur-norte fueron tapadas de modo desprolijo pero los conductores no las ven. Muchos autos aún toman la calle en contramano y miran con desconcierto a los otros vehículos que les hacen señas de luces.

"Es que lo informaron mal, salió solamente en los diarios pero ningún noticiero lo dijo porque todos hablaron de la Fiesta de la Confluencia", se quejó Anabel, que trabaja en una agencia de lotería y ahora se aburre por la falta de clientes. "Vinieron unos inspectores a informar sobre el cambio, pero habrán estado dos tardes nada más", agregó Nancy, otra vecina de Moritán y República de Italia.
"Lo ideal sería poner un cartel que diga contramano, porque con las flechas no alcanza", sugirió Sara mientras que, desde su patio frontal, observaba a un camión circular en contra del tránsito. "El problema es que la luz del semáforo todavía apunta para este lado y la gente no se da cuenta del cambio", deslizó Giuliana, que vive a sólo unos metros.

11/2 Ese día comenzaron a implementarse los cambios estipulados por el Municipio.

Según apuntaron los vecinos, desde el cambio del 11 de febrero ya se dieron algunos choques por los autos que, por costumbre, siguen viajando hacia el norte por esa calle. "Doblan como vienen y andan muy rápido, cada dos por tres ves a alguien en contramano", aseveró Nancy.

Si bien una calle más tranquila es positiva para algunos vecinos, la mayoría mostró su apoyo hacia los comerciantes, que son los más perjudicados por la medida. Por eso, la comisión vecinal reunió más de 400 firmas y presentó una nota a la Municipalidad para que dé marcha atrás con el cambio de sentido, pero aseguran que aún no han tenido respuesta.

Nazario cortaba el pelo en la penumbra de su negocio con las persianas bajas. Como deja la puerta abierta para que se filtre un poco de luz natural, suele ver a los autos que pasan en contramano. "A mí no me afecta porque ya tengo mis clientes, pero sí apoyo al resto de los comerciantes que les afectó mucho", señaló.

"Nos favoreció mucho con respecto al ruido, porque antes pasaban más autos y colectivos. El problema es que ahora el cole te deja más lejos y la Godoy se congestiona mucho". Nancy. Vecina del barrio.

"Yo tengo algunos clientes que viven a una cuadra y media, y ahora tienen que hacer 6 o 7 para volver porque se tienen que meter por el barrio. Me bajaron mucho las ventas". Anabel. Comerciante. Tiene el negocio sobre calle Moritán.

"Los vecinos juntamos firmas, pero no sé si nos van a dar bolilla porque en la calle Belgrano pasó lo mismo. Yo creo que lo hicieron para favorecer a los grandes supermercados". Graciela. Trabaja sobre la calle cuestionada.

Posiciones encontradas

Algunos vecinos tienen posiciones encontradas con respecto a la medida. Sara asegura que la nueva disposición de la calle le ahorra dolores de cabeza. "Antes tardaba casi veinte minutos en sacar el auto del garage porque se hacía mucha fila esperando el semáforo", señaló y aclaró que, sin embargo, ahora tiene que hacer más cuadras para llegar a su casa.

Para Giuliana, la medida no es buena porque es más difícil el acceso en colectivo. "Yo siempre me tomo el 12, que antes me dejaba en la esquina y ahora tengo que caminar varias cuadras, y encima llego de noche", se quejó. También notó que los autos aún no se acostumbran a la nueva disposición y dijo que puede haber un choque en cualquier momento.

A pesar de los cambios, la calle Moritán mantiene un buen ritmo de circulación y los comerciantes observan desde la vereda cómo los autos frenan ante los reductores de velocidad, con la ilusión de que alguno frene para comprar. Pero la mayoría ignora los negocios y sigue su rumbo hacia el centro. Otros no. Los despistados toman la calle hacia el norte sin inmutarse por los carteles modificados.

La medida es para favorecer la ciclovía

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído