Cómo romper el mandato desde los deportes

El boxeo y el fútbol, considerados masculinos, reúnen cada día a más chicas.

Todavía hay quienes se sorprenden por el ¿creciente? gusto de las mujeres por deportes considerados aún hoy como exclusivamente masculinos.

A pesar de eso, en los últimos años, muchas disciplinas han ido ganando terreno entre nosotras, llegando a incorporarse a las grillas de los gimnasios, como en el caso del boxeo recreativo, y multiplicándose en distintos torneos en toda la región, en el caso del fútbol.

Pero esa sorpresa no es sólo sorpresa, si no que tiene que ver con la reproducción de estereotipos ligados tradicionalmente a la feminidad, y que en el mundo del deporte se acentúan de manera visible.

Basta conocer la diferencia de tiempo con que estas disciplinas, en sus versiones masculina y femenina, se incorporaron como competencias olímpicas para entender por qué aún subsisten estas ideas.

Romina Barrientos es instrumentadora quirúrgica. Desde hace 10 años trabaja en quirófano y lleva casi el mismo tiempo metida en el boxeo.

EL inicio: disciplinas olímpicas El boxeo se incluyó en 2012, mientras que el fútbol en 1996.

Empezó como una manera de canalizar las tensiones del trabajo y como una forma de "superación personal" y de bajar de peso. Tras practicarlo por un tiempo, fue mejorando su técnica y se dio cuenta de que tenía fuerza y que podía competir a la par de un varón.

"Después de bajar 40 kilos comencé a practicarlo de forma competitiva, me subí a un ring y ahora voy por más: estoy por hacer el curso de técnico en boxeo y estoy haciendo el de personal trainner", revela entusiasmada, y cuenta que colabora con las clases de boxeo en el CEF Nº 13 de Valentina Sur, donde entrenan cerca de 40 chicos de diferentes edades.

Como muchas otras mujeres, Romina se reparte entre sus tareas profesionales, su rol de mamá y su pasión deportiva. Boxeadora federada, sabe que se mueve en un "ambiente machista", pero eso no la detiene.

"A veces el compañero que te hace sparring quiere mostrarte que puede pegar más fuerte, o no quieren guantear con una mujer. Y cuando les pegás, buscan desquitarse. Tampoco les simpatiza que una mujer les dé clases de técnica", enumera, y agrega: "El comentario '¿qué sabe si es una mina?' es un clásico".

A pesar de eso, ella sigue firme con la convicción de haber encontrado un deporte que ama y para el que sin dudas le sobra la cuota necesaria de talento.

Tras la pelota
Andrea Cassolini es periodista y futbolista amateur. Según comentan quienes la vieron desenvolverse en la cancha, es un gran valor del fútbol local. Empezó a jugar cuando iba a la facultad, como una forma divertida de hacer actividad física; aunque su pasión futbolera existió desde siempre y la encausaba como hincha incondicional de River Plate.

Decidida a lanzarse al juego, con un grupo de amigas fundaron La Resaca, que fue el primer equipo femenino de la Escuela de Ciencias de la Información de la Universidad de Córdoba; y "por suerte" fueron bien recibidas por el plantel masculino, con el que forjaron años de amistad.

Ya en Neuquén, comenzó a trabajar en el Ministerio de Salud, donde encontró con quienes complementarse para continuar jugando.

Primero se unió a las chicas de la Subsecretaría de Salud y luego al equipo de Hospital Castro Rendón, con quienes se apodaron Las Rústicas.

Desde hace dos años también forma parte de otro conjunto, las Moulin Rouge, con las que compiten en dos torneos regionales, uno en Cipolletti y otro en esta ciudad.

Según dice, en la cancha es frecuente escuchar que desde afuera les griten "pegale como hombre".

Sin embargo, para ella los beneficios del fútbol son superiores a cualquier prejuicio: "Es mi cable a tierra.

Puedo estar molida, pero cuando juego cargo las pilas. Me gustan los deportes en equipo, y el fútbol es más que eso. Puede haber estrellas, pero siempre hace falta dejar todo y ser compañeras", enfatizó.

Restricciones vs. elecciones

"Desde todos los aspectos hay muchas diferencias entre hombre y mujeres. Sin embargo, eso no imposibilita a ninguno de hacer un deporte u otro, sino que ambos pasan por procesos de adaptación al entrenamiento distintos", explicó Magdalena Cerda, profesora de educación física e instructora de pole fitness.

Respecto de deportes como el boxeo o el fútbol, resaltó que no hay restricciones según el género, sino que, en todo caso, existen diferentes elecciones: "Sí puede pasar que hay mujeres, no todas, que son menos resistentes al dolor o a deportes de contacto y prefieran alguna forma más estética de hacer actividad física", analizó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído