Crearon su propio oasis en un páramo del oeste capitalino

Los integrantes de una red que ayuda a los chicos consolidaron una plaza.

Neuquén.- Con la intención de generar un espacio "recontra verde" para que jóvenes y adultos del oeste de la ciudad puedan recrearse, los integrantes de la Red Intersectorial en Apoyo a la Niñez y Adolescencia (Rediana) convirtieron en una plaza el espacio lindante al Centro de Salud Almafuerte.
Hacía tiempo que se reunían en esa esquina y anhelaban darle vida a esa tierra marrón olvidada. Así fue como de a poco fueron plantando árboles, pintaron el paredón del centro de salud y repararon unas viejas hamacas.

De la red participan integrantes y alumnos del Jardín 66, las Escuelas 348 y 356, enfermeros y administrativos del centro de salud y operadoras sanitarias, en otras instituciones. Todos coincidieron en que había que limpiar ese lugar para que no haya ratas ni cucarachas y dejarlo limpio para tener buena salud.

"Nos preguntamos por qué no pelear por un espacio donde pudiéramos soñar un gimnasio a cielo abierto", recordó Belén Mantilaro, integrante de Rediana.

La idea es seguir sumando cosas a la plaza para generar un espacio lúdico, de encuentro. Después de varias jornadas de limpieza el sábado pasado, tras una donación del Colegio de Dermatólogos de la ciudad, plantaron 21 árboles. Los carteles que hicieron los chicos dejaron la consigna de un "espacio recontra verde" para "oxigenar la vida".

"Yo soy una defensora de que los chicos tienen que tener un espacio que no sea sólo un cuadrado de tierra marrón. Necesitan verde, necesitan respirar aire puro". "Si invierten en espacios de recreación para la infancia y la adolescencia en Neuquén capital sería un modo de prevenir la violencia". Belén Mantilaro. Integrante de Rediana

Mantilaro destacó que en todo el oeste es muy grande la falta de sombra y aseguró que todos pusieron muchas expectativas en estos manzanos, olivos, crespones que ya están echando raíces en la nueva plaza a la que bautizaron Perla Raywe.

Y también el nombre dice mucho de ellos. Perla era una niña del barrio quien tuvo el sueño de una plaza para jugar, pero a quien un accidente doméstico no le permitió disfrutarla. Tenía 10 años cuando un cable cayó dentro de la pelopincho en la que jugaba y se electrocutó.
En una asamblea con los alumnos de las escuelas del barrio propusieron distintos nombres para la plaza y finalmente optaron por el reconocimiento a la pequeña fallecida. Raywe, la segunda parte del nombre elegido para la plaza, significa "lugar que florece" en mapudungún.

Apoyo


Rediana consiguió además que la Municipalidad llevara unos bancos de cemento y que se encargaran de desmalezarla, actividad que esperan que se repita seguido, ya que el crecimiento de los yuyos es muy importante. También instalaron 50 metros de manguera con una canilla, donada por otro vecino, para poder tener agua para regar los árboles.

La plaza quedó instalada en el triángulo al este del centro de salud, sobre la calle 6 y la 7.
Luego de varias visitas a Rentas, averiguaron que ese predio pertenece al IPVU, por lo que presentaron un proyecto para que esa institución se lo dé en comodato al centro de salud Almafuerte y generarle un marco legal a la plaza y soñar aún más con el gimnasio a cielo abierto.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído