El clima en Neuquén

icon
Temp
77% Hum
La Mañana Mensajes

Creó una caja para chatear con su abuela en el aislamiento y se hizo viral

Por su artrosis, la anciana no podía interactuar con la pantalla de un celular. Su nieto es ingeniero informático y creó una caja que mezcla el chat actual con los cables de las telefonistas.

¿Qué pasaría si existiera una forma más simple de usar Telegram? ¿Cómo se vería una fusión del fax y los teléfonos de antes con las tecnologías propias de la mensajería instantánea? ¿Es posible crear un chat apto para los abuelos? Puede que alguna vez, alguna de estas preguntas azarosas hayan cruzado la mente de Manuel Lucio, un ingeniero informático originario de Burgos, España. Pero fue sólo cuando apareció una necesidad concreta que pensó en plasmarlas en un aparato creado a partir de su habilidad para programar.

Desde el inicio del segundo aislamiento por coronavirus en su país, Manuel y su familia se quedaron aislados, repartidos entre Oviedo, Bilbao, Burgos y Madrid. Y Yaya, la matriarca de toda la prole, se quedó sin armas para comunicarse con los suyos. Su artrosis avanzada le robó la motricidad fina en los dedos, tan necesaria para deslizarse por la pantalla de un teléfono móvil. Por eso, su nieto decidió crear un sistema para chatear sin recurrir a las pantallas táctiles: demostró que era posible usar Telegram con los dispositivos que se usaban antes.

Te puede interesar...

Así creó Yayagram, algo que él explica como una caja para enviar mensajes de voz. De apariencia simple, algo precaria, la caja hace mucho más de lo que promete. Para usarla Yaya, debe apretar un botón rojo y acercar la boca al micrófono; así produce los mensajes de audio que luego llegarán al celular de cada nieto. Para elegir su destinatario, la abuela debe conectar dos cables, como las antiguas telefonistas, y elegir la persona a la que quiere contactar.

Embed

Una terminal lleva el nombre de Yaya y las otras llevan el nombre de sus nietos. Irene, Beatriz, María, Lucía, Ana, Fran y Manuel son los dueños de las otras terminales y los elegidos para recibir los mensajes de Yayagram, que llegan a sus cuentas de Telegram como un mensaje tradicional de audio.

Con este aparato nuevo, Yaya puede enviar mensajes de voz a todos sus nietos operando los teléfonos de antes. Aún no se acostumbra a usar un botón para enviar mensajes, como hacen los jóvenes en sus teléfonos celular. Por eso, Manuel se propone cambiar el micrófono por un teléfono antiguo, para recrear aquellos tiempos en que los mensajes de audio eran llamadas telefónicas.

La abuela española también puede recibir mensajes de texto, que llegan a su dispositivo traducidos como un fax. Así, el Yayagram tiene una especie de impresora de tickets, similar a la de un supermercado, que imprime los mensajes con letras grandes, aptas para su vista ya cansada.

yayagram1ok.jpg

Si bien Yaya está encantada con el invento y ya lo maneja con soltura, la primera prueba significó un desafío para todos. Manuel y ella se comunicaron a través del Yayagram y tuvieron una conversación fluida sobre la cena del nieto. Así, la mujer pudo enterarse de que el ingeniero iba a cenar alcauciles con jamón. Una escena cotidiana, quizás demasiado simple, pero que le brindó la cercanía que necesitaba en un momento de soledad.

Con sus habilidades para programar, Manuel creó un dispositivo que aunó las tecnologías de tres generaciones. Los teléfonos de las chicas del cable se mezclaron con el fax y con la mensajería instantánea para permitir una comunicación que no sabe de edades. Y así, las fotos de su caja se convirtieron en la estrella de la red social Twitter, con miles de usuarios que celebraban el invento.

Embed

Aunque el ingeniero de 35 años pensó en patentar su invento, luego se conformó con la idea de que más nietos y abuelos se conecten durante el aislamiento, por lo que propone que más jóvenes se animen a recrear el Yayagram. Sólo se necesitan lenguajes disponibles en librerías de Python y una serie de insumos que, en Burgos, tuvieron un costo de 76 euros.

Ante la viralización de su dispositivo y los mensajes que le llegan de distintas partes del globo, Manuel prefiere aprovechar su fama efímera para crear un tutorial. El objetivo nunca fue comercial. El verdadero propósito es otro: es unir generaciones a través de una traducción y adaptar las tecnologías para que todos, sin importar los años, se sientan un poco más cerca.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

7.8313253012048% Me interesa
90.361445783133% Me gusta
0.60240963855422% Me da igual
0.60240963855422% Me aburre
0.60240963855422% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario