Cristales plásticos para enfríar y no gastar

Además del ahorro de energía, servirían para que se achique la emisión de gases de efecto invernadero.

China. Una cuarta parte de la electricidad que consumimos habitualmente está destinada a enfriar cosas. Y no sólo esto nos ocasiona un gasto energético (y de dinero) importante, sino que en el proceso se utilizan gases con un intenso efecto invernadero. La emisión a la atmósfera de un kilo de estos gases equivale al dióxido de carbono emitido por un coche circulando sin descanso durante medio año. Por eso, un equipo chino liderado por Bing Li, de la Academia China de Ciencias, acaba de presentar un sistema que puede aprovechar el principio físico que hace posibles los sistemas de refrigeración con gases, pero con menos impacto medioambiental, hecho con cristales plásticos.

Una heladera funciona contrayendo el gas, lo que aumenta de temperatura. Luego se extrae ese calor del gas comprimido y al volverlo a descomprimir pierde temperatura y queda más frío que el ambiente: ese gas se puede utilizar para enfriar las cosas que ponemos en la heladera.

Te puede interesar...

60% la eficiencia energética actual con electricidad.

Estiman que el rendimiento es mejorable y algunos de estos refrigerantes sólidos podrían lograr eficiencias más elevadas.

“La idea es que al principio las moléculas del gas están muy desordenadas y con el aumento de presión se reduce el volumen del gas y su grado de desorden”, explica Claudio Cazorla, investigador de la Escuela de Ciencia de Materiales e Ingeniería de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia). Y continúa: “Reduciendo el nivel de desorden de una forma reversible, se puede refrigerar un sistema y eso es lo que se hace en el caso de los cristales plásticos”.

La idea básica, continúa Cazorla, “es ser capaz de, aplicando un cambio externo, generar una cambio en una sustancia, ya sea un gas o unos cristales, que involucre un gran cambio de entropía o, por decirlo de una forma más sencilla, de orden dentro del sistema”.

En el caso de los cristales plásticos, se podría aplicar una presión o un campo eléctrico o magnético que produzca una variación en el orden molecular del cristal. En principio, los cambios que se podrían producir en unos cristales no serían tan grandes como con un gas, pero los cristales propuestos por el equipo chino son especiales y permiten inducir un gran cambio en el nivel de desorden aplicando pequeñas presiones sobre ellos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído