El clima en Neuquén

icon
Temp
88% Hum
La Mañana nieve

Cuando la nieve no es solo disfrutar de un paisaje blanco

La acumulación en los techos trajo grandes complicaciones, goteras y cortocircuitos en algunas viviendas en el Oeste. Además, hubo quienes se quedaron sin leña y sin forma de calefaccionarse.

El temporal de nieve que azotó a Neuquén este viernes dejó hermosas postales en aquellos que pudieron disfrutar en plazas y paseos públicos, sin embargo, también mostró otra cara en los sectores más alejados de la ciudad, allí donde los vecinos no cuentan con servicios.

Desde la madrugada de este viernes, cuando se intensificó la nevada, tuvieron que levantarse para colocar baldes o cualquier otro recipiente con el objetivo de contener las goteras o limpiar sus techos por miedo al derrumbe.

Te puede interesar...

Uno de los sectores más afectados fue el oeste de la capital neuquina, donde prevalecen las construcciones en madera. Tras más de doce horas de nevadas continuas, la acumulación sobre los techos provocó que la humedad se filtrara y comenzara a gotear dentro de las humildes viviendas.

Ante esta compleja situación, los vecinos tuvieron que ingeniárselas y poner baldes para contener las goteras o subir a los techos de madrugada para sacar la nieve acumulada.

“A eso de las tres de la mañana empecé a escuchar gotear la chapa que es de cartón con nylon. Nos dimos cuenta que no era lluvia común porque cuando llueve no se pasa el agua, entonces miramos para afuera y vimos la cantidad de nieve que ya había caído, pero no pude salir porque estaba oscuro porque tenía miedo de salir a esa hora y caerme del techo”, comentó a LMNeuquén, Marisa, una vecina de la toma 3 de Febrero.

Fue así como la mujer buscó recipientes para contener las gotas y se quedó levantada, ya que, a causa de las precipitaciones la precaria instalación eléctrica había comenzado a hacer cortocircuito y temía que pudiera haber algún inconveniente mientras dormía.

Temporal de nieve en las tomas (17).JPG

Como el relato de Marisa, se reproducen decenas entre los vecinos de distintos barrios del sector, donde la nieve acumulada en los techos, sumado a los precarios materiales con los que construyeron sus viviendas, dejó sectores inhabitables.

“A nosotros se nos empezó a pasar el techo antes de que empezara a nevar, con la lluvia de la tarde y, ahora que paró, queremos ver si podemos secar un poco”, contó Milagros, de la toma Nido, mientras, con un secador de piso sacaba la nieve acumulada en el techo de la precaria casilla construida en cartón prensado.

Milagros junto a su pareja tuvieron que mover sus pocos muebles y mudarse a una habitación donde cuentan con una parte del techo construido en losa y pueden conectar una estufa eléctrica a escasos centímetros de una gotera. “Tratamos de asegurarnos en que no toque el agua porque es la única forma que por ahora tenemos de calefaccionarnos. No nos sirve ni para secar la ropa que está toda húmeda porque la casa también está húmeda, pero al menos no tenemos tanto frío y anoche pudimos dormir algo”, señaló la mujer.

Así como ella, algunos vecinos de los barrios cercanos tuvieron que tomar la decisión de dejar sus casas porque no podían permanecer adentro debido a las filtraciones de humedad y los cortocircuitos que ponían en riesgo la seguridad de la familia. “Una de las vecinas le dio alojamiento a la chica de al lado porque tiene un bebé y no podía estar adentro de su casa”, describió Marisa.

Temporal de nieve en las tomas (4).JPG

De igual modo, en la toma Mapu Mei, niños y adultos se acercaban al comedor “Los espartanos de baros” para refugiarse al abrigo de un horno de barro en el que cocinan para más de 65 familias que asisten al lugar por un plato de comida.

“Desde anoche (por el jueves) se empezó a filtrar la humedad, no solo acá sino en las casillas de varios vecinos. Sacamos la nieve de los techos para que no se gotee tanto el techo y poder darle refugio a la gente que viene”, explicó Jorge, uno de los integrantes del grupo de voluntarios que llevan adelante el comedor.

Es así como intentan acompañar de alguna manera a las familias que se encuentran pasando frío por falta de calefacción y en muchas ocasiones no cuentan con alimentos para cocinar. “Estamos intentando contribuir a pasar este momento difícil de alguna forma a los vecinos”, aseguró Jorge.

Quienes viven en estos barrios del Oeste de la ciudad no cuentan con el servicio de gas, por lo que mayormente utilizan estufas a leña para calefaccionarse. No obstante, el costo de los bins de leña es muy elevado y no suele durar más que una semana. “Yo tengo tres nenes, el más chiquito cumplió 10 días, así que tengo que tener la estufa prendida todo el día. Tenemos que pagar entre 5 o 6 mil pesos el bins de leña dependiendo el vendedor”, contó Soledad.

Sin embargo, hay quienes no pueden pagar esos costos y optan por acceder a la opción más económica: la bolsa de 10 kilos de leña, que dura 8 horas como máximo. “Sale 400 pesos, nos dura la noche y sumada a la estufa eléctrica calculamos que va a ayudar a secar un poco la casa ahora que dejó de llover y nevar”, indicó Milagros.

Temporal de nieve en las tomas (12).JPG

Desarman las casillas para tener leña

Durante la recorrida que realizó LMNeuquén por las tomas ubicadas en el oeste de la ciudad se pudo observar que algunos vecinos decidieron dejar sus casillas de madera y este viernes fueron a desarmarlas para poder contribuir con un poco de leña para quienes permanecen en el barrio enfrentándose a las adversidades climáticas que el temporal trajo al Alto Valle.

“Hoy (viernes) vinieron y nos dijeron que agarremos toda la leña de las casillas para las estufas. Todas las casillas que faltan en la cuadra son de personas que se solidarizaron con nuestra situación acá arriba, porque hace unos días vinieron del gobierno y nos dejaron leña, pero eran tres carretillas que no nos alcanza para nada”, comentó Marisa.

Temporal de nieve en las tomas (15).JPG

También los vecinos del merendero, ante la falta de leña para hacer funcionar el horno de barro, sacaron el cerquito de madera que delimitaba su terreno para convertirlo en fuego y así poder cocinar pan para entregarle a las 65 familias que concurren.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario