Cultivan estevia, repollo chino y mostaza japonesa en suelo neuquino

En la huerta Padre Fito experimentan con variedades exóticas de alto valor nutritivo.

Dentro de poco, los neuquinos podrán endulzar el mate con estevia cultivada en nuestra misma ciudad. En la huerta protegida Padre Fito están adaptando la planta guaraní al clima frío y esperan sacar a la venta su primera producción en algunos meses. Están entusiasmados porque ya tuvieron éxito con otras verduras de origen exótico y alto valor nutritivo, como la “mizuna” (mostaza japonesa), el “hakusai” (repollo chino) y el kale (col rizada portuguesa, favorita de figuras del espectáculo como Beyoncé y Jennifer Aniston).

La huerta Padre Fito funciona detrás del colegio y forma parte del programa provincial de agricultura urbana: Proda. En el último año y medio, introdujeron verduras oriundas del norte de Europa, el sureste de Asia y las zonas tropicales de América y África.

Te puede interesar...

Carina Díaz, ingeniera agrónoma de la huerta, contó que iniciaron esos cultivos no tradicionales “por unas semillas asiáticas que compró el Proda, que funcionaron muy bien y nos animaron a buscar nuevas plantas nutritivas”.

la huerta Padre Fito

Hoy tienen tomates “gota de chocolate” y “lágrima negra”, berenjenas rojas, kiwanos (melón africano) y pak choi (acelga china). Pero las favoritas son el kale, la mizuna y el hakusai, que cada vez ganan más terreno dentro de la huerta.

La novedad de este año fue la estevia, el sustituto del azúcar originario de Paraguay. Antes de las últimas heladas, consiguieron que algunas plantas dieran hojas para deshidratar y semillas para reanudar los plantines. Horacio Sepúlveda, uno de los horticultores, comentó que se llevó un kilo del endulzante a su casa “y me funcionó bárbaro; usás una hojita por taza nomás”.

Por estos días, en la huerta están preparando los cultivos de primavera-verano. Para saber qué sembrar, usan un calendario “biodinámico”, que toma en cuenta los ciclos de la luna y los astros. “La idea es comer más sano y generar plantas madre para tener nuestras semillas, porque hacemos una adaptación de cada variedad a la zona y está bueno tener para intercambiar”, explicó Mirta Rearte, otra de las huerteras.

Ariel Zabert, director del Proda, indicó que los cultivos exóticos se volvieron un éxito en las 30 huertas del programa y lo asoció “a que la gente hoy quiere que saber qué está comiendo, quién lo produce y dónde, por eso valoran mucho lo que se cultiva de manera artesanal y sin agroquímicos”.

la huerta Padre Fito

Plantas milagrosas con raíz neuquina

Todas tienen nombres raros y son el combo ideal entre bajas calorías y altas vitaminas. El desafío para los huerteros es adaptarlas al frío patagónico y lograr una producción sostenida, para ofrecerlas en las ferias del Proda.

Hakusai: Col de origen chino que parece una mezcla de repollo y lechuga. Contiene altas cantidades de vitamina A y C. Se puede comer cruda, en ensalada, o cocida.

Kale: Es una col rizada, originaria de Asia Menor, muy rica en calcio, hierro y vitamina C. De tronco firme, crece hasta 40 centímetros de alto. Es de la familia del brócoli y la col de Bruselas.

Mizuna: Le dicen “la mostaza japonesa”, aunque se parece más a la rúcula. De sabor ligeramente picante, contiene altas cantidades de antioxidantes, vitamina C y A.

Estevia: Es una planta originaria de Paraguay, que descubrieron los guaraníes. Es un endulzante natural que no aporta calorías ni carbohidratos y tampoco aumenta el nivel de azúcar en sangre.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído