De la ficción a la realidad

En La peste, Camus retrata las reacciones de una sociedad enfrentada a una enfermedad en expansión.

En el mundo ha habido pestes y guerras, y sin embargo, las pestes y las guerras siempre toman a la gente desprevenida”, escribió Albert Camus hace más de 70 años en La peste, una novela que se convirtió en uno de los clásicos de la literatura del siglo XX y que por estos días se ubicó entre los libros más vendidos, por ejemplo en Italia, el país europeo más afectado por el coronavirus, donde hay más de 10 mil personas afectadas y 630 muertos.

El escritor, que en 1957 recibió el Premio Nobel de Literatura, sitúa la novela en los años 40 en la ciudad argelina de Orán, que se encuentra aislada del mundo por temor a un contagio generalizado. La peste retrata las diversas reacciones de una colectividad que de un día para otro se enfrenta a una enfermedad en expansión que la obliga a la cuarentena, que se apodera de sus calles y del estado de ánimo de sus habitantes; en otras palabras, de su cotidianidad y del presente mismo. Una enfermedad que puede arrancarle la vida a cualquiera. El protagonista de la obra de Camus es el médico Bernard Rieux, un héroe que sigue los casos de los afectados y recomienda tomar medidas de prevención para evitar un futuro regreso de la enfermedad. El autor nos dice que la epidemia sitúa en estado de máxima fragilidad a los personajes. Los personajes coinciden en que la plaga es un asunto de todos y por lo tanto tendrán que actuar unidos porque la salvación no es personal sino colectiva. La novela hace descubrir el sentido de la solidaridad y al hombre preocupado por detener el mal. “No debemos obrar como si la mitad de la población no estuviese amenazada de muerte, porque entonces lo estará”, le hace decir Camus al protagonista de su novela.

Te puede interesar...

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído