De locos: echan a quienes estacionan frente a su casa

Son vecinos que se apropian de espacios en la calle que son públicos.

Andrea de Pascalis
depascalisa@lmneuquen.com.ar

Neuquén
Las zonas próximas al centro que quedaron fuera del radio de estacionamiento medido se convirtieron en los lugares más preciados por los vecinos que tienen que pasar varias horas y no quieren pagar por dejar el auto en la calle.

No es sencillo conseguir lugar en las primeras horas de la mañana, cuando la vida del Alto y el Bajo comienza a tomar color, y en algunos lugares, sobre todo en las zonas más tradicionales de la capital, los módulos de estacionamiento se convierten en zonas exclusivas de viejos frentistas que no quieren que otros ocupen el espacio de la calle que coincide con el frente de sus casas.

Avisos Algunos vecinos dejan notas intimidantes en los parabrisas de los automovilistas.

La creatividad en los cordones es variado. Tachos de pintura, conos, caballetes, sillas y piedras son las cosas que se usan para resguardar el espacio público. Por lo general, los que llegan en búsqueda los respetan porque prefieren evitar la confrontación antes que una pelea con un vecino.

Otros van más allá y se toman una atribución –también ilegal– y pintan el cordón de amarillo o de rojo generando una permanente confusión en los automovilistas: “Esto está totalmente prohibido. El único espacio que puede pintar el vecino de color amarillo es la entrada del vehículo y además se debe colocar un cartel que dice prohibido estacionar, pero el resto de los cordones no se puede pintar de ningún color”, aclaró Facundo Churrarín, director de Tránsito del Municipio.

Ejemplos sobran
Y la marca personal no queda sólo en el objeto que impide estacionar, sino que las historias son variadas, y estos vecinos agotan todos los recursos que encuentran a su alcance para intimidar a los que buscan estacionamiento.

“Una vez me tocaron el timbre de la oficina y era una señora me pidió que le corra el auto porque ella estaba llegando a su casa y quería estacionar. También nos dijo que nosotros pagáramos el estacionamiento”, contó Laura Aroca, que trabaja en la zona del Alto a pocas cuadras donde termina el radio del estacionamiento medido.

Hay otros que están al acecho y en los horarios álgidos de la mañana se toman el tiempo de observar por la ventana y salir a pedir que no estacionen cuando alguien lo intenta. “Hace poco quise estacionar y una señora me soltó el perro y me dijo que en su frente no podía dejar el auto. Obviamente me fui, no me iba a pelear”, agregó Martín Serrano, quien trabaja en la zona centro oeste.

También están los que dejan notas en los autos cuando los coches pasan varias horas. “Señor/a, si va a estar más de una hora en este lugar, la próxima vez no estacione acá porque yo lo necesito”, es una nota que suele repetirse en los autos que se estacionan en una zona de la calle Elordi.

Las historias se repiten en la mayoría de los barrios que dejaron de estar alejados y se integraron al centro porque se fueron urbanizando con torres de edificios, y en donde se instalaron comercios, instituciones educativas y oficinas.

En medio de este crecimiento acelerado quedaron casas tradicionales de la ciudad que en algún momento fueron parte de un paisaje barrial, donde el tránsito no era un problema y el estacionamiento, menos.

Los viejos vecinos, que vivieron esas épocas que ya no son, se resisten a estos cambios y combaten el progreso resguardando un espacio público que creen propio y, aunque sus prohibiciones son ilegales, muchos automovilistas respetan estos embates para evitar la confrontación; otros se enojan e intentan explicar que no está bien, pero no logran cambiar los hábitos que enfadan a más de uno.

Mini entrevista
Sólo Pechi autoriza las reservas de lugar

Facundo Churrarín
Director de Tránsito

¿Sabían de la existencia de este fenómeno?
Sí, estamos al tanto de que se dan estas situaciones en algunos barrios de la ciudad.

–¿Es legal?
No está permitido este tipo de reserva si no está autorizado por un decreto del intendente de la ciudad.

-¿Cómo se hace el trámite?
Para lograr esta excepción, los particulares deben presentar una nota escrita al intendente justificando el porqué de la reserva de estacionamiento. Si se justifica, se autoriza; si no, se rechaza.

-¿Habitualmente quiénes tramitan el permiso?
Se otorgan a instituciones médicas, hospedajes o a personas con discapacidad, o situaciones que realmente lo requieran. Deben renovarse año a año, y la zona autorizada también debe estar señalizada con carteles que indiquen la autorización municipal.

-¿Qué es lo que puede hacer el vecino frente a su domicilio?
Lo único que puede pintar de amarillo el vecino es lo que se extiende en la entrada de estacionamiento de autos de la vivienda.

Lugares prohibidos

NEUQUÉN
Así como muchos agotan todos los recursos para evitar que vecinos se estacionen en lugares habilitados, muchos otros automovilistas no respetan los espacios donde realmente la prohibición es ley.

Autos estacionados en doble fila en las escuelas, en rampas para discapacitados, en espacios reservados para transporte escolar o ambulancias, entradas de cocheras particulares. Todas parecen ser un atractivo para los vecinos que poco respetan las normas de convivencia.

“Este tema es un dolor de cabeza diario. Todos los días tenemos la doble fila en las escuelas, con adultos que no comprenden el riesgo que significa y el ejemplo que les están dando a sus hijos”, comentó Facundo Churrarín, director de Tránsito, quien agregó que están estudiando cómo se comportan en otras ciudades y cómo son las normas.

Temor
Poca gente se anima a hacer la denuncia

Julio Rueda, director de Atención al Ciudadano, dijo que son muy pocos los reclamos formales que llegan a esta área del Municipio: “No se animan a denunciar estas cosas. Tampoco se dan en Buenos Vecinos porque hay que dar muchos datos y, si bien es anónimo, no todos lo saben y hay temor a quedar expuestos, pero sí sabemos que esto pasa”, comentó Rueda.

“Formalmente no tenemos y las denuncias acá se hacen con evidencia. Es un tema delicado porque la gente no se anima a denunciar por una cuestión de no querer tener que enfrentarse al vecino. Están complicadas las cosas y por ahí tienen temor a que le hagan daño al auto”, concluyó el director municipal.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído