"De a poco iremos avanzando, es un camino largo"

El Gatito Nimo, en un nuevo desafío, inició su carrera en el Pista Mouras.

Sofia Ibañez

ibanezs@lmneuquen.com.ar

Neuquén. Juan María “Gatito” Nimo tuvo su primera experiencia en el mundo teceísta debutando en el autódromo de La Plata por la segunda fecha del TC Pista Mouras, a bordo de un Chevrolet. “Fuimos con la idea de que surjan todos los problemas que tenían que surgir para ir acomodándolos cuanto antes”, contó Nimo, contento de iniciar uno de los desafíos que anhelaba desde hace tiempo.

“Tuvimos un excelente fin de semana en lo que es la adaptación, la nueva divisional y el contacto con los nuevos pilotos. Uno está ingresando a la familia de la ACTC que no es poco, empieza el escalafón a lo más alto y de poco iremos avanzando. Es un camino largo”, expresó el neuquino que integra el equipo de Leandro Mulet.

Tiempo de adaptación

Desde su accidente compitiendo en motos en el 2006, en el que perdió la movilidad y sensibilidad del pecho hacia abajo, Nimo ha transformado sus límites en desafíos, como el de esta temporada. “Junto al equipo diagramamos tres etapas, una inicial en la que buscamos estar cómodos con respecto a los mandos y seguros, otra en la que podemos probar dos o tres alternativas y después ya ir para adelante”, describió el piloto, aunque reconoció que las adecuaciones que se deben realizar en el auto hubiese sido ideal realizarlas antes de la competencia, pero por cuestiones de presupuesto no pudieron.

“Optamos por la única posibilidad que tenemos hoy de ir probando carrera tras carrera, buscando la bandera a cuadros, que es lo principal para devolver la confianza de nuestros auspiciantes”, indicó.

La evolución en la puesta a punto del auto es compleja. “Esta es una situación que no se asemeja en nada a cualquier piloto convencional”, contó el Gatito Nimo. “Al tener una lesión tan alta a partir del pecho uno no mueve ni siente. Entonces al no tener fuerza abdominal o control de tronco, en un auto que tiene mucha potencia, es un desafío bastante importante, porque para sujetarte lo único que tenés es la fuerza en el volante”, explicó y amplió: “Mientras más horas tengamos en un autódromo, más minutos arriba del auto, se irán acomodando. Hay un laburo fino que llevará un tiempo”.

Y en la adaptación, los problemas aparecieron. Nimo pudo girar poco pero terminar la final, incluso logró superar un toque en la definición, para volver a pista y ver la primera de muchas banderas a cuadros.

Buscó recursos fuera de la provincia

Pese a las muchas puertas que se le cerraron, Juan María Nimo insistió y buscó otras para abrir. “Hemos hecho un camino bastante intensivo, en el que tuve que moverme muchísimo fuera de mi provincia y de mi ciudad para poder conseguir recursos y laburar”, contó. “Hubo gente a la que le ha costado romper con ciertos tabúes, hubo quienes no estuvieron de acuerdo, otros que sí, y otros que decidieron no involucrarse, y eso me ha pesado en su momento, pero hoy pudimos tener buenos frutos”, destacó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído