El clima en Neuquén

icon
12° Temp
33% Hum
La Mañana Mujeres

Doña Anita y su sueño de levantar una capilla-refugio para mujeres

Ana Almirón vive en Mariano Moreno y emprendió el proyecto a pulmón y sin ayuda oficial. "Lo de querer ayudar a los demás nace de las entrañas", expresó.

Ser y pertenecer son dos cosas que se transforman en esenciales en la vida; sobretodo si se acompañan con trabajo, dedicación y un profundo y paciente amor por el prójimo; sin limitaciones ni condiciones. Hay personas que están destinadas a eso. A entregar todo de sí para y por el bien de los demás.

Es el caso de Ana Almirón (doña Anita, para todos). Hace 40 años llegó a la región acompañando a su esposo Daniel Ayala, quien se convertiría en uno de los fotógrafos emblemáticos del RIM 10 de Covunco. Ella es chaqueña de nacimiento y neuquina por adopción y elección. Siempre fue ama de casa pero con una ferviente devoción por el servicio social y espiritual. Formó a decenas de niños en la Catequesis y hace más de 10 años persigue el sueño de construir una Capilla Albergue para Mujeres en Situaciones de Vulnerabilidad. El proyecto se comenzó a llevar a cabo en el barrio Islas Malvinas, donde reside en la actualidad.

Te puede interesar...

Doña Anita nació en Chaco y desde que llegó a este rincón neuquino se comenzó a vincular rápidamente con las actividades eclesiásticas. “Estoy en la provincia desde hace cuarenta años, viví en Covunco Centro desde enero de 1982 hasta noviembre de 2012, y desde entonces vivimos en el barrio Islas Malvinas de Mariano Moreno. Estoy casada con Daniel Ayala, tenemos seis hijos (tres mujeres y tres varones).

Mariano Moreno predio y adelantos en la construcción de la Capilla Albergue para Mujeres en Situación de Violencia ANA ALMIRON_predioCapillaAlbergue (9).JPG

Ellos ya tienen sus familias y me queda la gratitud que crecieron libres y felices en nuestro lugar”. Sobre su devoción por la fe dijo que “siempre estuve vinculada a la Iglesia desde muy chica, vengo de una familia donde todos son muy católicos practicantes”. A continuación remarcó que “evangelizar es mi cable a tierra. Comunicar, contar el evangelio, hacerles sentir a los niños que Jesús siempre está a nuestro lado. Es una satisfacción poder ayudar en la formación en valores de los niños y en especial a que se sientan cuidados, protegidos y acompañados”.

La mujer catequista de alma, mientras recorre el predio que alberga los primeros rastros de su sueño, contó que al crecer todos sus hijos y ver como desarrollaban sus vidas de manera independiente ella comenzó a planear que quería hacer y sentir con su futuro. “Siempre fui católica, siempre fui catequista y entonces me gusta el contacto con la gente y ahí surgió la idea como una visión y un sentimiento que es lo que yo quería hacer de aquí en más. A toda mi familia y a mí la vida y este lugar nos dieron tanto y pensé que puedo hacer yo ahora por los demás y sentí esa necesidad de trabajar por las mujeres tan sufridas, lastimadas, menospreciadas, por falta de conocimientos y educación y ahí surgió el proyecto de una Capilla Albergue para mujeres en situación de calle, maltrato, madres solteras o víctimas de abuso o violencia de género, lugar donde albergarlas con habitaciones baño y cocina.

mariano moreno predio y adelantos en la construcción de la Capilla Albergue para Mujeres en Situación de Violencia NIÑOS EN CATEQUESIS_casaDoña Anita (2).jpeg

Cuenta que el primer paso fue conseguir el lote de tierra, al que finalmente acceden en el año 2011. Luego con actividades a beneficio y con colaboraciones varias pudieron hacer el cierre perimetral y el acondicionamiento del predio.

“El terreno es de la parroquia Sagrada Familia porque es un lote institucional con destino para una Capilla Albergue, el que recibió el nombre de Divina Misericordia. El cura párroco Gabriel Mora nos legó esta responsabilidad y con el conocimiento y el acompañamiento del Obispado Neuquino pusimos en marcha el sueño”, relató.

Hace unos tres años con la colaboración del gobierno neuquino a través del IJAN y de la Colecta Más por Menos de la Diócesis del Neuquén se emitieron sendas ayudas económicas para propiciar el arranque del proyecto anhelado por doña Anita. “Se inició con la platea con hormigón elaborado. Los materiales asignados no alcanzaron y deben faltar 20 metros de relleno de la platea. Atrás tristemente el albañil encargado dejó las paredes a medio terminar del salón destinado a las habitaciones, de las cuales dos fueron vandalizadas y hoy yacen en el piso”, se lamentó sobre el panorama que deja ver el predio.

mariano moreno predio y adelantos en la construcción de la Capilla Albergue para Mujeres en Situación de Violencia NIÑOS EN CATEQUESIS_casaDoña Anita (1).jpeg

“La parte que se pretende darle un nuevo impulso es justamente el sector de atrás de toda la construcción en la que habría una habitación de 4x4, cocina-comedor y baño y en la planta alta habría un lugar de oración”, precisó.

Primeros para del proyecto

Es ese lugar el que cumplirá la función de albergue para las mujeres, pero mientras avanza el proyecto, doña Anita analiza en caso de terminarse esta parte de la obra comenzar a dar la Catequesis, ya que las clases para unos 14 chicos las da en su domicilio particular. A estas clases asisten una veintena de niños y niñas de entre 4 y 12 años de edad que tienen todas las ganas de salir adelante. “Hace varios años que vivo en el barrio Islas Malvinas cuando vinimos no había mucha gente pero ahora ha aumentado la cantidad de familias y todas muy jóvenes con niños menores y ahí nació esa necesidad de poder enseñarles religión y abrí mi casa y mi comedor como salón. Ocupamos mis mesas y un pizarrón que pudimos comprar y así empezamos con la catequesis todos los sábados de 16 a 20. Al final compartimos una merienda”, relató.

>Pedido por falta de mano de obra

El sueño completo de doña Ana para el barrio Islas Malvinas contempla un espacio de 200 metros cuadrados con baños y un salón de usos múltiples incluidos. Mientras tanto sueña alcanzar la primera parte de la obra.

“Hace varios años venimos gestionando ante la municipalidad de Mariano Moreno nos puedan aportar una ayuda en mano de obra ya que los materiales para llegar hasta el encadenado de la parte de atrás los tenemos. Solo nos falta el entretecho y el techo”, dijo doña Anita.

El lugar ya fue dotado del servicio de luz y agua potable e iniciaron los trámites y gestiones para que llegue el gas natural.

“No entendemos por qué no apoyan esta iniciativa para el barrio y en especial para que sea un hogar de paso para mujeres para que aprendan y se capaciten en oficios para iniciar una nueva vida. Será un lugar de transición con más herramientas para desenvolverse en la sociedad de manera autónoma, con más autoestima, educación y capacitadas en oficios”, finalizó.

148.jpg

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario