Drag queens, una moda que llegó para quedarse en el Alto Valle 

La cultura drag llegó para quedarse en el Alto Valle, despojando prejuicios de la disidencia sexual de la mano de vestimentas extravagantes, tacos altos y mucho brillo.

La cultura drag llegó para quedarse en el Alto Valle, despojando prejuicios de la disidencia sexual de la mano de vestimentas extravagantes, tacos altos y mucho brillo. No hay que ser especial para disfrutar de la transformación del cuerpo: basta con tener actitud y felicidad. Cipolletti se convirtió en la capital patagónica de esta disciplina y cada año elige a su representante con una imponente fiesta llena de glamour en la única disco alternativa del sur argentino.

Drag Queen

“Cada día que nos despertamos y elegimos nuestra ropa nos estamos convirtiendo en drag queen, porque elegimos quienes queremos ser”, explicó la actual reina drag del Valle, Kyky Michi. “Todos somos libres y podemos moldear nuestro cuerpo como queremos. Nosotros elegimos ser extravagantes a través del uso del vestuario de forma creativa, sin distinción de sexo. Podemos transformar el género con el que nacimos porque no tenemos límites”, agregó.

Te puede interesar...

Embed

El arte drag estaba sólo destinado a hombres, pero mujeres y chicas trans se fueron sumando y ganaron terreno. “Estaba maquillando y peinando en un evento, y me ofrecieron desfilar. Ese día salí con unos supertacos, plumas y muy maquillada. Pese a que siempre mi identidad estuvo atravesada por el travestismo, eso marcó mi primer acercamiento a este mundo maravilloso”, contó Kyky.

8 años atrás comenzó Alexis Núñez a transformarse hasta ser reina drag queen.

Kyky

Alexis Núñez comenzó hace 8 años a transformarse, y recién hace 4 que vive de esta profesión. “El Alto Valle es zona desfavorable para este género, porque aún cuesta mucho que el público entienda qué es el arte drag. Esto permite expresarnos de tantas maneras y puede adquirir tantas formas, convirtiéndolo en un arte muy completo. Podemos cantar, bailar, montarnos en personajes, contar un poema o protagonizar una performance. La idea es que, entre todos, reivindiquemos el género en la región”, expresó.

Recordó que cuando tenía 17 años, en un boliche alternativo, disfrutó como espectador de un espectáculo de transformistas y eso le hizo un clic. “Mi familia aún no logra entenderme y no supo diferenciar una expresión artística con la vida. Ellos creían que uno iba a cambiar de género. Es hasta el día de hoy que no lo pueden procesar”, contó Alexis.

Kyky

El Drag de Vaca Muerta

Drag Queen

Kalanni es oriundo de la ciudad de Añelo, la tierra del petróleo no convencional. Hace dos años debió abandonar su ciudad natal, expulsado por los prejuicios de vivir en una comunidad tan pequeña. Llegó a Neuquén buscando nuevas posibilidades, y se destacó por sus impresionantes shows montado sobre plataformas de casi 50 centímetros y un casquete plateado con perlas. “Los drag nos caracterizamos por adquirir las características de una mujer y exagerarlos. Demoro más de dos horas en transformarme por completo, entre maquillaje y vestuario. Según el show será la estética elegida. En algún momento representé a los pueblos originarios de África”, contó personificado con un vestuario galáctico. Dijo que por años estuvo acobardado de practicar la transformación drag por el miedo al qué dirán, pero una vez que se animó y lo disfrutó, no lo volvió a soltar más. “Es una sensación que me da felicidad, y es una experiencia hermosa que se la recomienda a cualquiera”, comentó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído