El IPC como la receta mágica

El esquema de suba de salarios por la inflación amortigua la crisis en Neuquén. ¿Seguirá en 2020?

Todo indica que 2020 será un año más que complejo en la ecuación salarios, inflación y costo de vida de los argentinos. Parte del foco está puesta en los primeros meses de Alberto Fernández, en relación con qué hará para recomponer el poder adquisitivo y el consumo interno. En la provincia de Neuquén, desde hace dos años se implementa una fórmula que hoy tiene un éxito que en su momento fue inesperado: la actualización trimestral por un promedio de Índices de Precios al Consumidor (IPC). Este indicador, ligado también a las regalías que ingresan a la provincia por la extracción hidrocarburífera, más una relación aceitada con los gremios estatales, le permitió al gobernador Omar Gutiérrez blindar la provincia de cualquier crisis. Pero la cláusula beneficia solo a los estatales y no a los trabajadores privados, que tienen convenios por debajo de la inflación. La pregunta que se hacen muchos para el año que viene es directa: ¿se mantienen las paritarias libres en el país y la cláusula gatillo en Neuquén? Aún nadie sabe pero este mes será crucial para conocer cómo arrancará un año en que todos saben que las mejoras no vendrán a corto plazo. En lo que va del 2019, la inflación neuquina fue del 41% y la proyección bordea casi el 60%. Y a pesar de que Neuquén tiene en promedio uno de los mejores salarios del país, el costo de vida, con los aumentos de las facturas de servicios, los alquileres y los alimentos (algunos hasta un 30% más caros que en otras provincias) hace que el día a día se vuelva un agobio para muchas familias. Neuquén parece estar blindada en una parte, y sostener el IPC parece haber sido una receta visionaria para una crisis económica que, para muchos ingenuos, era inimaginable.

Te puede interesar...

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído