El singular grupo literario que busca defender la palabra

Neuquén.- Lo que comenzó como una forma de escapar del hermetismo y la soledad del escritor derivó en la creación de La Mano en la Sed, una agrupación de dramaturgos que brinda talleres literarios y comparte sus creaciones en pos de "defender la palabra".

Cada sábado, se reúnen en La Conrado Cultural y comparten sus creaciones, que van desde la poesía hasta los microrrelatos. "El grupo parte de la idea de que lo que se escribe no es para uno", expresó Mirta Agostini, una de las fundadoras.

Adoptaron a La Conrado como su punto de encuentro porque "es la casa de la asociaciones". "Aquí se formaron muchas agrupaciones de artistas de distintos géneros, pero no tenían una de literatura, por lo que creamos una asociación que adoptara el valor cooperativista de la sala", explicaron.

Ese espíritu cooperativista se nota a la hora de hablar entre ellos. Se respetan, esperan a que el otro termine de expresarse y parece haber cierta armonía en sus pensamientos. "Es una bandera para defender la palabra, que tan devaluada está", sentenció Agostini.

"Es una asociación que pretende ayudar al artista a que se reconozca como tal y asuma esa responsabilidad", expresó Lautaro Gutiérrez. Mientras que Denise Sánchez Ippi detalló que las actividades le sirvieron para "ver técnicas ajenas y leer en público de una mejor manera".
El grupo realiza eventos en los que promueve no sólo la literatura, sino el arte en todas sus formas. En un comienzo recitaban poesía; sin embargo, intentaron hacerlo de una manera más integradora y lograron fusionar sus creaciones con música y juegos.

"Así logramos el reconocimiento de las otras agrupaciones artísticas", aseguró Juan Aguilar, y agregó que ahora los "invitan a los eventos que ellos realizan".

Eugenia Cavallín, en tanto, expresó que también intentan que la gente "se saque la idea de que ir a escuchar poesía es ir a escuchar a los grandes poetas" e invitó a participar a todos los escritores de la región.

Proyecto de sello editorial local

Pese a que varios de los miembros del grupo tienen libros editados, todos estuvieron de acuerdo en la dificultad que representa lograr que una editorial publique sus creaciones.
Dijeron que muchas editoriales piden dinero para publicar una obra, pero a veces eso sólo cubre el gasto de edición. En tal sentido, presentaron un proyecto en la Legislatura para crear un sello editorial local que mejore lo que fue el Fondo Editorial Neuquino, que no edita un libro desde 2009.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído