El sueño americano es la alegría argentina

Con una perla, Messi llegó a 55 y se convirtió en goleador histórico de Argentina, que bailó 4-0 al anfitrión y jugará una nueva final.

Houston, EE.UU. Nada por reprochar hasta acá. Argentina volvió a cosechar una victoria y se metió de lleno en una nueva final de Copa América. Fue goleada ante el anfitrión Estados Unidos por 4 a 0, con mucha autoridad. Ezequiel Lavezzi, Lionel Messi (con otra joyita histórica) y Gonzalo Higuaín en dos oportunidades decretaron el pasaje a la final, donde el domingo definirá ante Chile o Colombia desde las 21.
La superioridad argentina se tradujo en el marcador en apenas tres minutos. Rojo jugó rápido un córner para Banega que cedió para Messi, quien de primera la picó para la arremetida del Pocho, que libre de marca y con tiempo la puso de cabeza por encima del arquero.

El local, flojo en la marca, siguió sufriendo y en la siguiente la Pulga la tuvo otra vez, pero mandó por arriba el centro atrás que envió Rojo en proyección por su banda.

35 asistencias lleva Lio con la camiseta de la Selección. El Pocho hizo su primero de cabeza.

La Pulga continuó haciendo estragos en la defensa y a los 15, de contra, casi la clava con una gran jugada individual que contuvo Guzan.

Los norteamericanos ajustaron las marcas y Argentina se fue quedando sin ideas. Sin embargo, la defensa local volvió a dormir en una pelota parada y Banega, vivo, filtró para el Pipa, pero tardó en el mano a mano y lo taparon antes de definir.

"El objetivo cuando llegamos acá era volver a jugar una final, y lo conseguimos. Desde el primer día hicimos las cosas espectacular y hoy estamos acá. La ilusión de todos es que se nos dé de una vez por todas". "Feliz y agradecido a mis compañeros por el récord, porque también es gracias a ellos".Lionel Messi. Autor de uno de los mejores goles de la Copa

La perlita del 10

El momento épico de la noche llegó a los 30 minutos, cuando otra vez Messi generó un foul a metros del área grande y desde allí clavó una joya de tiro libre en el ángulo del arquero para estirar la diferencia y quedar como máximo goleador histórico de la Selección con 55 tantos (ver aparte).
En el segundo tiempo, de entrada, los dirigidos por el Tata Martino volvieron a mostrar agresividad y esta vez el Pipa se anotó en la red. Lavezzi, de buen partido, metió una gran pelota para que el nueve, en dos tiempos, le pusiera el moño a la semis en apenas cuatro minutos.

Mala pata

Sorpresivamente, las negativas para Argentina llegaron a partir de los 12 minutos. Primero, tras una gran jugada colectiva -la mejor del partido-, Augusto quedó cara a cara con el arquero y al patear -estaba en offside- se lesionó y debió ser reemplazado por Biglia. En la siguiente, Rojo cayó solo y amagó con salir, pero finalmente se recuperó. Apenas un minuto más tarde Lavezzi la paró de pecho sobre los carteles, cayó del otro lado y se golpeó el brazo con fuerza (entró Lamela). Todo en sólo 6 minutos.
En lo que quedó, la Albiceleste tomó la pelota y tuvo varias claras para seguir aumentando el tanteador. Lamela, de cara al gol, definió de zurda y se le abrió mucho. Más tarde, Messi, con su ángulo favorito, apuntó al palo más lejano de Guzan, que alcanzó a manotear y mandó al córner.
El cuarto llegó con un pase de la Pulga al Pipita, que convirtió el segundo de su cuenta personal y cerró el resultado.
El domingo será el día clave para ir en busca del merecido premio -y desahogo- para esta generación.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído