El "te averiguo" ya es un clásico

Los escándalos en la Policía del Neuquén parecen una historia de nunca acabar, y la postura de la Jefatura al respecto parece ser siempre la misma: silencio.

El lunes consultamos al enterarnos de que un agente de Tránsito de Chos Malal había mantenido cautivos a su ex pareja y a sus hijos, y la respuesta oficial fue “te averiguo”. Las horas pasaron y la información nunca llegó.

La misma respuesta se repite cada vez que las papas queman dentro de la fuerza. Sólo cuando el escándalo es tan fuerte, no queda otra que salir a hablar. Como cuando otro efectivo de Chos Malal se atrincheró en su casa, donde dormía su pequeño, y disparó al menos 50 veces hasta que sus pares lo redujeron con tres tiros. Ese día el superintendente de Seguridad viajó hasta la localidad y una vez que se controló la situación, habló con los medios. A la escasa o nula información sobre los casos en los que se ven envueltos los policías neuquinos se suma la falta de difusión de las estadísticas, que son públicas.

En diciembre, LMN solicitó una entrevista con los jefes policiales para evaluar el 2017. Estamos casi a mitad de año y nunca se concretó, y tampoco pudimos obtener las cifras que maneja la Policía. Nunca pedimos identidad de las víctimas, sino datos acerca de la cantidad de robos y recuperos de vehículos, de armas secuestradas, de accidentes y también de droga incautada. Las estadísticas de 2017 fueron solicitadas en diciembre y las de 2018, en los sucesivos meses. A la fecha, no pudimos acceder a ninguna y la respuesta sigue siendo la misma: “te averiguo” o “estamos trabajando”. Lo cierto es que un policía que comete un delito es incómodo y si un escándalo queda puertas adentro, es mejor. Si trasciende, el “te averiguo” seguro será la respuesta.

Un policía que comete un delito es algo incómodo. Molesta que trascienda y si queda puertas adentro, es mucho mejor.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído