El "virus EVA", una amenaza para las mujeres

Una ONG denuncia una pandemia cultural. Dice que el 35% de ellas sufrió o puede sufrir agresiones físicas o sexuales en su vida.

Hay un virus que afecta a las mujeres por el sólo hecho de serlo. Se habla, directamente, de una pandemia. En este caso, una pandemia cultural. Las mujeres tienen mayor esperanza de vida que los hombres pero peor salud. Esta afirmación surge de un dato concreto: una de cada tres sufrió o puede sufrir agresiones físicas o sexuales en algún momento de la vida. Y además, están más expuestas a infecciones de transmisión sexual y a los riesgos del parto. Por todo esto se originó la campaña bajo el nombre “virus EVA”, que agrupó todas las desventajas que tanto dañan.

Es una manera de crear consciencia sobre los riesgos de ser mujer y los beneficios de ser hombre en una sociedad patriarcal. La ONG Médicos del Mundo lanzó esta campaña para definir más concretamente la enfermedad social que afecta a las mujeres por el hecho de serlo y pide a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que combata ese virus como si fuera una pandemia, una condena de la naturaleza que pone en riesgo la salud de 3700 millones de personas en el mundo.

“Si fuera un virus, estaríamos en la fase 6 de alerta y tendría dimensiones de pandemia. Si fuera un virus, podría llamarse Eva”, señala la campaña Virus EVA. “La guerra es más dura con nosotras. El desempleo es más duro con nosotras. La pobreza es más dura con nosotras. Por tan to, nuestra salud se ve afectada de manera permanente. Es un problema silencioso, pero tiene dimensiones de pandemia, por su carácter global, por su alcance y porque afecta a millones de mujeres de todas las generaciones”, alerta la ONG.

Por eso, Médicos del Mundo reclama en un escrito enviado a la OMS que movilice todos sus recursos y esfuerzos para afrontar las consecuencias de la desigualdad y su impacto en la salud de las mujeres y que promueva el desarrollo de una salud pública con enfoque de género, que responda mejor a sus necesidades. Las mujeres están más expuestas a la violencia física y sexual, el 35 por ciento la sufren o están en riesgo de sufrirla.

Además, la salud mental de las mujeres está íntimamente conectada con las violencias que sufren y con las barreras que encuentran para conseguir atención sanitaria, remarca la campaña. Según la ONG, las lesiones autoinfligidas, incluido el suicidio, fueron la segunda causa de defunción entre las mujeres de 15 a 29 años en 2015 en el mundo. La OMS indica que las mujeres padecen en un porcentaje mucho mayor (el 70 % frente al 30 % de los hombre) más depresiones exógenas o situacionales.

Respecto a los riesgos del embarazo y del parto, cada día, más de 800 mujeres fallecen en el mundo por causas prevenibles relacionadas con esa etapa, es decir, unas 300.000 al año. También la mutilación genital, presente en 30 países, pone en riesgo su salud, así como los matrimonios forzados a edades tempranas.

Las más vulnerables: más del 60% de los adultos infectados por VIH en África son mujeres.

Las dificultades adicionales

Dificultades sociales adicionales que enfrentan las mujeres y perjudican su salud: salarios y pensiones más bajas que les impiden alimentarse correctamente o tomar los medicamentos que necesitan; violencias que dejan secuelas físicas y mentales; prácticas culturales dañinas, como los matrimonios forzados; falta de investigación.

La desventaja de la atención sanitaria

Hay un dato que aumentan los riesgos. Y es que el 70% del personal sociosanitario mundial es femenino. En el ámbito privado, los cuidados recaen sistemáticamente en ellas. Así que las mujeres cuidan más, pero reciben menos cuidados y toman menos decisiones sobre la sanidad.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario


Lo Más Leído