Embarazo: ventajas de tener mascotas

Trae beneficios para la salud e incluso emocionales; y con el bebé ya instalado en casa, mucho más.

Muchas parejas que ya tienen mascotas se plantean si éstas son compatibles con tener un hijo, si podría tener consecuencias sobre la salud del bebé durante el embarazo o sus primeros tiempos de vida. Sepan que es imposible. Es más: trae beneficios.

Uno de los temores más arraigados se relaciona con la toxoplasmosis, ya que sabemos que los gatos son medio de transmisión de esta infección, que eventualmente podría provocar malformaciones fetales. Lo que se debe hacer en caso de embarazo de la dueña de un gato es no manipular la bandeja sanitaria del animal y evitar que el gato consuma carne cruda o productos mal lavados. Se deben realizar tareas de jardinería con guantes y lavarse bien las manos al estar en espacios al aire libre (otros gatos podrían haber andado por allí). Hoy se realizan análisis trimestrales para detectar a tiempo la toxoplasmosis en el embarazo, con lo cual se puede implementar un tratamiento oportuno que minimice las consecuencias.

Otra ventaja es que cuando la embarazada expone regularmente su sistema inmune a los microbios provenientes de animales como perros y gatos, su bebé tiene menos predisposición a desarrollar en los primeros dos años dermatitis atópica: alergia que provoca manchas de color rojo intenso en la piel y que puede picar o generar malestar.

Otra ventaja indirecta es que la embarazada que tiene un perro suele hacer más ejercicio porque el animal la estimula a mayores caminatas, lo que le hace bien a la futura mamá y a su hijo. Además, se asegura de que los perros son capaces de presentir que el parto se acerca y así advertir a su dueña que el gran momento ha llegado. Y una vez que nace el bebé, el perro será su mejor amigo y su primera mascota que lo entretendrá, ya que les encanta jugar, y lo cuidará, porque son instintivamente protectores. Desde ya que hay que pensar en una raza de perro que se lleve bien con los niños y, como siempre, no está de más hacer una consulta al veterinario.

Protección: Un perro será el mejor amigo del bebé y lo va a cuidar. Igual, hay que estar atentos a la raza.

Delegar algunas tareas diarias

Por Sergio Gómez (veterinario)

Cuando estás embarazada y tenés una mascota, es fundamental que esté desparasitada, vacunada y con una pipeta contra pulgas y garrapatas. De esta forma vas a evitar que te contagies algún parásito o que se te inunde la casa de pulgas. Pero más allá de las cuestiones que tienen que ver con los cuidados de tu propia salud y la de tu bebé, y yendo más a lo emocional, es recomendable que en los últimos meses de tu embarazo le quites un poco de atención a la mascota para que sacársela de golpe al momento del nacimiento no sea un cambio brusco para él, que lo afecte. La llegada del nuevo integrante de la casa naturalmente te va a demandar más tiempo y no vas a poder satisfacer como siempre las necesidades de tu mascota. Por lo tanto, si sos la que le da de comer, lo pasea o le juega, lo recomendable es que eso comience a hacerlo otro. De esta manera, el animal no se sentirá desplazado ni desorientado.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído