En el Alto se cerraron más comercios que en el Bajo

La caída del consumo se está sintiendo fuerte en el nivel de ventas.

Sofía Sandoval

ssandoval@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- De todos los sectores comerciales de la ciudad, los negocios del Bajo son los que mejor resisten a la crisis en la actividad mercantil. Si bien en todas las zonas se registró un creciente cierre de locales, los comercios del Alto fueron los más golpeados por los alquileres altos y la merma de las ventas, mientras que en el oeste la zona comercial presenta un crecimiento lento pero prometedor.

Según un informe elaborado por el Observatorio Económico de la Asociación de Comercio, Industria, Producción y Afines de Neuquén (Acipan), la zona del Bajo tuvo un leve crecimiento en la cantidad de locales cerrados, que pasó de 9,1% en 2015 a 9,6% el mes pasado. Por su parte, los negocios que se pusieron en alquiler en el sector más céntrico pasaron de representar el 3,7% en 2015 al 12,2% en 2016.

Según explicó Carlos Roberti, presidente de Acipan, el Bajo siempre se destacó por presentar una mayor dinámica y, aunque muchos negocios cierran, siempre surgen nuevos emprendedores que abren locales para vender en el sector.

Para Roberti, el cierre de los locales se debe en gran parte a los estudios de mercado previos que muchas veces no responden a la realidad, en un contraste que se vio agravado aún más por la baja abrupta del consumo. “Algunos cierran porque se van a locales mejores y muchos lo hacen porque se cansan al no ver resultados”, explicó.

Según señaló, la inversión para abrir un local es muy variable y depende del rubro y la modalidad del negocio, ya que cambia el monto si es un local multimarca, una marca propia o una franquicia. Sin embargo, aclaró que, como mínimo, hay desembolsar unos $500.000 para el local y tener stock.

Con la crisis del consumo, los plazos de amortización se prolongaron y pueden extenderse por uno o dos años. Por eso, Roberti explicó que muchos se cansan y bajan las persianas para evitar perder más dinero. “También hay algunos que cierran porque ya no les dan los números. Se redujo mucho el margen de ganancia, a partir de la caída de las ventas”, remarcó.

En el Alto, el impacto de la crisis se notó más que en el Bajo, donde suelen ofrecerse productos a precios más económicos. Por su parte, la zona comercial del Oeste presentó un leve crecimiento con buenos augurios para el futuro.

Según Roberti, ese sector tendrá un crecimiento sostenido, ya que es allí donde vive el mayor porcentaje de población neuquina y la cercanía con el hogar siempre constituye un atractivo que motiva las compras.

Aunque aclaró que los procesos de apertura y cierre de locales son una dinámica habitual del rubro comercial, los números dan cuenta de que cada día hay más persianas bajas en la ciudad. Con un salto del 6,6% en 2015 al 11% en 2016, los negocios cerrados casi se duplicaron en Neuquén.

Oeste: Los comercios en este sector de la ciudad se afirman lenta pero sostenidamente.

Por ahora no hay despidos, pero reina la cautela

A pesar del cierre de locales y la baja en la actividad, los comerciantes destacan que no se produjeron despidos masivos.

Para Carlos Roberti, presidente de la Asociación de Comercio, Industria, Producción y Afines de Neuquén (Acipan), el motivo principal es que la mayoría de los negocios son pequeñas empresas familiares que valoran mucho al empleado.

“La mayor parte de las pymes cuentan al empleado como uno más, les lleva mucho tiempo formarlo y fortalecer su labor, por lo que tratan de sostenerlo hasta las últimas consecuencias”, expresó Roberti y aclaró que muchos resignan sus ganancias para evitar las desvinculaciones.

Por su parte, el secretario gremial de Centro de Empleados de Comercio, Ramón Fernández, expresó que aún hay incertidumbre con respecto al incremento salarial que se va a acordar con la Cámara de Comercio a nivel nacional, luego de que los empleados rechazaran una suba del 15%.

Para el sindicalista, cualquier acuerdo por debajo de un piso del 18% sería insuficiente para hacer frente al proceso inflacionario y aseguró que, si bien las ventas se amesetaron, también se remarcaron mucho los precios, por lo que la recaudación no varió tanto para los comerciantes. “No es el mejor momento, pero tampoco están tan mal como dicen”, afirmó.

En ese sentido, se refirió a la insistencia de los comerciantes de unificar su propuesta con el bono de fin de año que anunció el Gobierno, pero que aún no tiene definiciones concretas. “Históricamente nos han dado bonos superiores a los dos mil pesos que proponen, sobre todo los grandes comercios”, se quejó el dirigente gremial.

500.000 pesos, como mínimo, se necesitan para armar un local comercial en Neuquén.

Según el rubro del comercio, la amortización de los costos de inversión inicial puede llevar de uno a dos años; tener espalda financiera es clave para el éxito.

Los shoppings, más estables

A pesar de que también se registraron persianas bajas en los shoppings de la ciudad, desde Acipan informaron que la dinámica suele ser más estable en esos espacios que en los comercios que dan a la calle. Según el Indec, la facturación de estos grandes centros creció un 28,2% en julio respecto del mismo mes del año pasado, una cifra que queda por debajo del porcentaje de inflación.

Los datos del organismo nacional indican que las ventas en supermercados sumaron 25.129,2 millones de pesos durante julio, lo cual representa un aumento de 30% respecto del mismo mes del año anterior.

Las ventas acumuladas en los primeros siete meses registraron un total de 158.173,3 millones de pesos, lo que representa un aumento en comparación con el mismo período del año anterior de 27,7%.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído