En este año ya son 150 los intoxicados por monóxido

La mayoría corresponde a casos ocurridos en Neuquén capital.

Neuquén
La falta de gas natural o de instalaciones adecuadas obliga a las familias a buscar alternativas para calefaccionar sus viviendas generando así un peligro: el monóxido de carbono. En lo que va del año, ya son 150 las personas que resultaron intoxicadas, aunque sin que se produjera ninguna víctima fatal.

No se registraron víctimas fatales. Los episodios, por lo general, se dieron con braseros y hornos usados para calefaccionar.

A través del sistema Integrado de Vigilancia de la Salud de la provincia, se identificó también que el mayor foco está en la capital, donde se registraron 90 casos. Luego, el grueso de los intoxicados corresponde a San Martín de los Andes y alrededores, y finalmente, en menor cantidad, a Centenario.

En su mayoría, las personas intoxicadas con monóxido de carbono tienen entre 15 y 44 años. Hornos prendidos, calefones o braseros han sido los causantes de este gas tóxico que cada año mata a unas 200 personas en todo el país. La cantidad de afectados por inhalación de monóxido en el 2014 en la provincia fue de 206 y en el 2015 se habían registrado 175.

El referente de Toxicología de la Provincia, Horacio Trapassi, explicó que si bien en muchos casos son personas de bajos recursos, no es exclusivo de este sector social, y destacó que todo el mundo está expuesto a este peligro.

Por eso aconsejó que ante la presencia de los síntomas, como mareos o dolor de cabeza en época invernal, no hay que desestimar esta posibilidad y tomar aire fresco lo más rápido posible y luego atenderse por un médico.

“Cuando se utiliza leña, kerosene o nafta se está en una situación de mayor vulnerabilidad, pero por más que se tenga la mejor calefacción, con el mejor sistema, cualquiera puede generar el monóxido de carbono. Todo el mundo que use un combustible se puede intoxicar”, destacó el especialista, quien además recomendó que una vez por año se revisen todos los artefactos por gasistas matriculados.

Desde el Ministerio de Salud de la Provincia resaltaron la importancia de ventilar los espacios, ya que es una situación prevenible y evitable.

Prevención
Los síntomas

Dolor de cabeza, mareos, visión borrosa, zumbidos en los oídos.

Dificultad para concentrarse, convulsiones.

Desmayos.

Dolor en el pecho, falta de aire, dificultad para respirar.

Náuseas, vómitos, dolor abdominal.

Debilidad, dolor muscular.

A saber
Algunas de las recomendaciones

Tener ventilación permanente en cada ambiente calefaccionado.

Instalar estufas de tiro balanceado.

Evitar las infrarrojas, catalíticas y braseros.

En caso de usar estufas y braseros, apagarlos siempre antes de irse a dormir.

No arrojar al fuego plásticos, goma o metales.

Características
Un enemigo silencioso

El monóxido de carbono es un gas tóxico, menos denso que el aire y que se dispersa con facilidad. A su alta toxicidad se suma la peligrosidad de pasar desapercibido, ya que es inodoro, incoloro y no irrita las mucosas. Por este motivo, la ventilación de los ambientes es la medida más efectiva para todos los tipos de calefacción. El uso de artefactos de gas defectuosos o mal instalados, fuentes de calefacción en ambientes mal ventilados o exposición a gases de motor son los principales responsables de intoxicaciones.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído