En pie de guerra contra el tarifazo

Las cooperativas de todo el país que dan el suministro definieron no pagarle el aumento a Cammesa.

Finalmente, las cooperativas eléctricas de todo el país anunciaron ayer en Buenos Aires que no le pagarán la suba a Cammesa. Así, buscan evitar cargar en las boletas de sus abonados el aumento del 55% anunciado por el gobierno nacional.

El primer paso lo había dado la cooperativa CALF, que suministra el servicio en la capital neuquina. Se tata de la entidad de estas características que provee del servicio más grande de todo el país. Ayer recibió el respaldo de todas las del país.

“No es un tema de desobediencia. El problema es que, si estos aumentos se producen, vamos a tener aún más morosidad de la que ya tenemos y no vamos a tener cómo pagarle la energía a Cammesa”, explicó en medios nacionales el presidente de FACE, José Álvarez.

Con todo, el grueso de las cooperativas del país no están en las condiciones de CALF, que si bien viene manifestando ciertos problemas de caja públicamente, tiene un fuerte aval político puertas adentro de la provincia. Sin embargo, a diferencia de los neuquinos, el resto de las cooperativas en general no compran directamente la energía a la mayorista estatal y las pocas que lo hacen no tienen la espalda financiera de esta distribuidora que, a su vez, tiene el respaldo político local.

“No está justificado técnicamente este aumento que ya lleva más del 1700%. Una casa de clase media baja de Neuquén que en enero del 2016 pagaba $300 ahora paga $5400”, opinó Ciapponi al criticar el incremento de la tarifa.

El gobierno provincial también había tomado medidas al respecto: ayer formalizó que asumirá el costo de la quita del subsidio para la tarifa social, definida por el gobierno nacional. El beneficio alcanzará a más de 40 mil familias de toda la provincia.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario