El clima en Neuquén

icon
Temp
84% Hum
La Mañana donaciones

Faltan donaciones y los comedores reducen las viandas

Muchos reparten sólo los días que consiguen alimentos.  Denuncian que la situación es más compleja que al inicio de la pandemia.

Quienes trabajan en los comedores barriales viven una situación dramática, porque las donaciones se redujeron y la demanda no afloja. Muchos dejaron de repartir viandas a diario y deben racionar los alimentos para que alcancen para todos. Denuncian que la situación es más compleja que al inicio de la pandemia.

Llegan muy pocas donaciones y la demanda aumentó mucho desde el año pasado, con gente que se quedó sin trabajo y todavía no puede conseguir o que alquila porque no tiene vivienda propia y no le alcanza”, explicó Silvia Barrientos, del merendero Luz de Esperanza del barrio Confluencia.

Te puede interesar...

Contó que ellos tienen particulares “que traen donaciones, pero no viene la misma cantidad que antes, porque teníamos comerciantes que ayudaban mucho y esos negocios han cerrado o te dicen que está difícil”.

Abrimos menos días porque hay poca mercadería y, este año, empezamos a avisar cuando tenemos viandas, si es el martes, jueves o miércoles, les avisamos para que vengan esos días”, señaló.

La situación se repite en gran parte de los comedores y merenderos solidarios de la ciudad. También Yanet Carrillo, de Antú, comentó que hoy funcionan tres días a la semana, lunes miércoles y viernes, por el aumento de la demanda y la dificultad para reunir mercaderías.

Faltan donaciones en los comedores

Lo mismo describió Mary Salvo, del comedor Caritas Felices del barrio Melipal. Indicó que ya no abren a diario y, hasta hace poco, avisaba por Facebook cuando tenía módulos para repartir, pero no lo hace más “porque viene gente hasta de Confluencia a buscar” y no pueden abarcar a todos.

“No es la misma situación del año pasado, hoy está más difícil sostener la ayuda”, coincidió Pabla Oyarzún, del merendero Corazón Valiente, en el barrio Hibepa. Ellos sí mantienen una vianda diaria por la tarde, pero las donaciones se redujeron y hay que caminar más para conseguir lo mínimo para una copa de leche y algo calentito que acompañe.

Indicó que, como otros grupos que ayudan en los barrios, “no estamos registrados como asociación y no podemos darles recibo a los comercios, así que es difícil que nos llegue mercadería de ahí; las donaciones que recibimos son todas de particulares, a los que les pedimos como para poder entregar una merienda o lo que se pueda a las familias”.

Dijo que reciben pedidos tanto de Hibepa como de otros sectores del noroeste capitalino. Vienen de 7 de Mayo, Cuenca XV y otros barrios y, aunque ha salido gente, entró otra y los que retiran la vianda siguen siendo muchos”.

Faltan donaciones en los comedores

-> “No nos alcanzó y una persona se largó a llorar”

La situación crítica en los barrios lleva a quienes dan una mano a tener que decidir a quién entregar alimentos. Cecilia Maturana, del merendero Ayudar es Vivir, de Toma Norte, contó que esta semana los módulos no alcanzaron y una persona en la fila “se largó a llorar” . No sabían cómo consolarla, porque no les quedaba nada más para darle.

“El último fin de semana, teníamos 15 familias anotadas para los módulos de mercadería y pudimos llegar a seis, no nos alcanzó por lo difícil que está todo y una persona se largó a llorar; fue muy duro”, relató.

Agregó que vivieron un momento difícil, el más amargo desde que abrieron el merendero, que también funciona como ropero y comedor comunitario. "Fue muy fuerte, porque estamos con esto desde que comenzó la pandemia y es la primera vez que nos pasa algo así”, explicó.

Dijo que la demanda se mantuvo durante el verano y son menos las familias que pueden colaborar. “En algún momento, capaz que esto va a cambiar porque no puede seguir así, porque la última ayuda que recibimos fue de los maestros, a través de una docente conocida, y después nada; se cayeron hasta las donaciones de ropa, que era lo que más llegaba”, detalló.

Informó que, pese a las recaídas, no bajan los brazos y hoy están “con una campaña que armamos para recibir alimentos no perecederos, porque queremos juntar como para tener para las familias que se anotan y ver cómo podemos hacer para seguir adelante”.

Faltan donaciones en los comedores

-> Cómo ayudar

-Barrio Melipal: comedor Caritas Felices, sobre la calle Los Ciruelos del sector Rincón del Valle, al norte de la rotonda de Novella. Tienen una a página de Facebook denominada “Caritas Felices comedor” y el celular de contacto es 299-4542800.

-Barrio Confluencia: merendero “Luz de Esperanza”, ubicado en Tronador y Pomona. Están disponibles a través de la página de Facebook “Merendero Luz de Esperanza Nqn” o al celular 299 412-6862.

-Barrio Hibepa: merendero “Corazón Valiente”, en Necochea y Lago Muster, del sector Belén. Reciben consultas a través de la cuenta de Facebook “Pabla Oyarzún” o el celular 299 4736205.

-Gran Neuquén Norte: merendero “Ayudar es Vivir”, en Rodhe y El Hoyo, de toma Norte. Figuran en Facebook e Instagram como “Merendero ayudar es Vivir”. También atienden a través del celular 299 658-2692.

-Parque Industrial: comedor y merendero “Ruca Antú”, sobre calle Trabajadores de la Industria. Celular de contacto: 2995 91-9657 (Yanet Carrillo). En Facebook, la página se llama “Ruca Antú”.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

30.769230769231% Me interesa
3.8461538461538% Me gusta
0% Me da igual
23.076923076923% Me aburre
42.307692307692% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario