Festejos del Día del Amigo con excesos de alcohol

Un hombre manejaba borracho y chocó a dos autos estacionados.

NEUQUÉN
Los festejos del Día del Amigo fueron la excusa para que la ciudad amanezca alterada por los borrachos. Primero fue una pelea entre bandas cerca de un boliche y después, dos choques con conductores con mucho alcohol en sangre, en época de tolerancia cero.

El conductor tenía 2,0 de alcohol en sangre. Se peleó con el SIEN y con la Policía; luego tomó conciencia de lo que hizo.

Por un lado, antes de la rotonda de Alta Barda, en la Ruta 7, un joven que volvía apurado perdió el control de su auto y dio varios tumbos. El test de alcoholemia arrojó 1,51.

Casi en simultáneo, la Policía tuvo que hacer disparos intimidatorios para que unos 15 pibes dejaran de golpearse a la salida de un boliche del Bajo.

Pero el que más sorprendió fue el que ocurrió en Bahía Blanca casi Mitre, justo frente a la sede de CALF: eran cerca de las 9 de la mañana cuando un hombre perdió el control de su Chevrolet Corsa y chocó a dos autos estacionados.

Con la cara ensangrentada y enojadísimo, bajó del auto y, lejos de mostrarse preocupado, inmediatamente se puso a orinar delante de la gran cantidad de gente que se acercó a ver qué pasaba.

El hombre, de apellido Guevara, volvió a su auto y cuando llegó el SIEN, también se puso violento y no dejaba que lo atendieran.

Casi una hora duró esta situación de violencia, mientras el dueño de un Ford Fiesta Kinetic miraba sin saber qué hacer ni a quién reclamarle por el estado en el que había quedado su auto.

Lo único que le faltaba tomar era conciencia, y lo hizo luego del control de alcoholemia, que arrojó 2 gramos de alcohol en sangre.

A partir de ese momento, la actitud cambió y comenzó a pedir perdón, incluso pidió hablar con los movileros que estaban en ese lugar.

“Salí a festejar, tomé unas cervezas y unos fernet. Tengo que agradecer que fue sólo un auto, hoy no tengo que llorar una víctima, una persona o un niño”, alcanzó a balbucear el conductor alcoholizado.

Piñas, tiros y corridas a la salida de un boliche

NEUQUÉN
No todos fueron amigos los que salieron a festejar. También hubo enemigos que se encontraron a la salida del boliche y se trenzaron en una pelea multitudinaria.

El hecho sucedió poco antes de las 8 en la esquina del boliche El Mega, en Perticone y Corrientes.

La Policía tuvo que intervenir y tras dos tiros disuasivos, lograron separar a los adolescentes que emprendieron la fuga, aunque cuatro fueron detenidos.

Los policías se vieron superados en número, por esto “debieron hacer uso de la escopeta antitumulto con posta de gomas”, explicó el coordinador de zona oeste, Gustavo Arcidiago.

Y luego aclaró que “los disparos fueron al aire fueron sólo con la intención de disuadir y lograr que terminen con la pelea”.

En Cipolletti, 13 autos secuestrados

Cipolletti
Corridas, empujones, trompadas, insultos, jóvenes alcoholizados al volante, licencias y autos secuestrados. Todo esto formó parte de los festejos por el Día del Amigo, a pocos metros del cruce de los puentes carreteros.

Cuando los festejos llegaron a su fin, una marea de gente salió de los boliches y en la calle algunos se enfrentaron, pero ni bien intervino la Policía, se dispersaron.

Otros se subieron a un auto y al emprender el viaje de vuelta a sus casas, tuvieron que pasar el filtro obligado de los dos alcoholímetros que utilizaron los inspectores de tránsito en la Caminera.

El operativo que impulsó la Regional V comenzó a las 4 y se prolongó hasta las 9. Contó con la colaboración de efectivos de Seguridad Vial, la Comisaría Cuarta y personal de Tránsito municipal.

“Fue demasiado y hasta sorprendió la cantidad de jóvenes que asistieron al boliche por el Día del Amigo”, advirtió la directora municipal de Tránsito, Silvia García.

El resultado en ese punto estratégico de control fue muy contundente: 21 actas de infracción con 13 autos secuestrados. Siete conductores estaban borrachos y el resto fue por falta de documentación o elementos de seguridad en el vehículo.

Además, la comuna retuvo cinco licencias por consumo de alcohol y otra porque detectaron que estaba vencida.

El máximo de alcohol en sangre registrado fue de 1,44. Mientras que el menor rondó los 0,56, detalló García.

Hay que recordar que en Cipolletti aún rige el máximo tolerable de 0,5 para manejar.

La mayoría de los conductores infraccionados son de Neuquén y Cinco Saltos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído