Francia redobla la ofensiva para combatir el yihadismo

Hollande pretende hacer una drástica reforma de la Constitución.

París.- El presidente François Hollande reclamó ayer medidas de excepción "contra el terrorismo de guerra", tras los sangrientos atentados yihadistas de París, y anunció una intensificación de los bombardeos contra el grupo Estado Islámico en Siria.

En un discurso ante los legisladores reunidos excepcionalmente en el Congreso en Versalles, al oeste de París, Hollande pidió una prórroga por 30 días del estado de emergencia vigente desde el sábado y una reforma constitucional que le permita a Francia hacer frente a las nuevas amenazas internas.

Al estado de emergencia, que permite allanamientos a cualquier hora, Hollande pidió sumar medidas para despojar de la nacionalidad francesa a los binacionales condenados por "actos de terrorismo", aunque hayan nacido en Francia.

El presidente solicitó además ampliar el estado de excepción para hacer allanamientos. Les quitarán la nacionalidad francesa a los sospechosos.

Expulsión

También preconizó medidas de expulsión expeditas para los extranjeros que constituyan una amenaza y para impedir a los binacionales regresar a Francia si representa un "riesgo terrorista".

El portaaviones Charles de Gaulle zarpará el jueves con destino al Mediterráneo oriental, lo cual triplicará la capacidad bélica de Francia. "No habrá ni tregua ni respiro", advirtió Hollande.

Dos días después del drama, aviones franceses lanzaron el domingo 20 bombas en Raqa (norte de Siria), bastión del EI, que reivindicó los atentados. Destruyeron un campo de entrenamiento y depósitos de armas, según las autoridades francesas.

Bajas

El Pentágono anunció que la coalición antiyihadista, liderada por Estados Unidos y en la que participa Francia, destruyó 116 camiones cisterna del EI, también conocido por su acrónimo Dáesh.
En el frente diplomático, Hollande dijo que solicitará una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para adoptar una resolución que manifieste la "voluntad común de luchar contra el terrorismo".
EE.UU. y Rusia

Adelantó, además, que en los próximos días se reunirá por separado con Barack Obama y Vladimir Putin para planificar una estrategia y formar una "gran y única coalición" contra el Estado Islámico.

A su vez, el secretario de Estado norteamericano John Kerry llegó ayer por la noche a París, donde hoy se reunirá con Hollande para "reafirmar el compromiso de Estados Unidos con su fuerte relación respecto a Francia".

"En Siria buscamos incansablemente una solución política (...) pero nuestro enemigo es Dáesh", organización que "ya no se trata de contener, sino de destruir", expresó Hollande, que fue aplaudido de pie por los legisladores, que luego entonaron la "Marsellesa" al unísono.

Fallidos intentos de captura

La policía belga llevó a cabo una importante operación en el barrio de Molenbeeck, en Bruselas, para tratar de localizar a Salah Abdeslam, sospechoso clave de los atentados en París, que terminó sin detenciones, mientras la Justicia inculpó a dos sospechosos por "atentado terrorista".

"La operación terminó y el resultado es negativo, nadie fue detenido", dijo Eric van der Sypt. Ayer, el portavoz no pudo precisar si Salah Abdeslam se encontraba en la residencia rodeada por la Policía.
Una fuente francesa cercana a la investigación había indicado a la AFP que se llevaban a cabo "verificaciones" sobre su presencia "en el departamento" de esta vivienda de la comuna popular de Molenbeeck.

Salah Abdeslam, el sospechoso clave con orden de captura internacional, es considerado "peligroso" por la policía francesa, que difundió un aviso de búsqueda el domingo.


París teme por el impacto de los ataques: caen reservas hoteleras


Los hoteles y los restaurantes de París han registrado un número importante de anulaciones tras los atentados del viernes, indicaron ayer profesionales del sector.

"Desde el sábado hay una ola de anulaciones consecuente en todo el sector de la hotelería que afecta a los próximos dos o tres meses", dijo a la AFP Didier Le Calvez, presidente del hotel de lujo Le Bristol y de Umih Prestige, una organización que reúne varios establecimientos de lujo.

"Los próximos meses serán difíciles, como fue el caso tras los atentados del mes de enero", que dejaron 17 muertos, añadió.

Por su parte, Vincent Lemaître, el presidente del grupo de restaurantes Flo, propietario entre otros de La Coupole, cifró en 50% las anulaciones desde el sábado.

"Todavía es pronto para hablar de cifras, pero está claro que el impacto económico será importante en todo el sector, como pasó en enero", dijo por su parte Didier Chenet, presidente del sindicato profesional GNI-Synhorcat.

Los atentados de París, que han dejado al menos 129 muertos y 352 heridos el viernes, son los más graves de la historia de Francia.

En el metro de París, los pasajeros iban ayer cabizbajos, como suele pasar los lunes, pero el silencio era abrumador. Con el dolor por los atentados muy presente, los parisinos retomaron su rutina de la semana.
La angustia era latente, los ojos a veces enrojecidos, los rostros graves.

Los que intercambiaban una frase no podían evitar el tema. En un vagón del metro, dos actores de unos 60 años se preguntaban qué iba a decidir su teatro: "¿Vamos a actuar de todos modos? No hay que ceder al miedo".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído