Francia: violento desalojo

La Gendarmería se cruzó con un grupo de activistas en un bosque.

Francia. En un momento de gran tensión social, en Francia se produjeron fuertes enfrentamientos entre la Gendarmería y los ocupantes de las tierras del frustrado proyecto de aeropuerto en el Zad de Notre Dame des Landes.

En la región del Loire Atlántico, al menos 13 squats fueron desmantelados en el operativo, en una nube de gases lacrimógenos lanzados por los gendarmes y los ocupantes que utilizaron botellas y piedras para atacar a las fuerzas de seguridad. Tractores de los agricultores apoyaron a los “zadistas”, como se llama a los ecologistas alternativos que ocuparon el Zad.

Más de 2500 gendarmes participaron y uno de ellos fue herido en un ojo. Una confrontación que se inició ayer por la mañana, tres meses después de que el Gobierno abandonara el proyecto de construir un aeropuerto en Notre Dame des Landes, al que los ocupantes se resistían. El ministro del Interior, Gerard Collomb, decidió desalojar a los squats, que durante años se habían opuesto el proyecto oficial. “A partir de las 6 de la mañana, bajo la autoridad del prefecto de Loire Atlántico, la Gendarmería organizará una operación de expulsión de ocupantes ilegales en los terrenos de Notre Dame des Landes”, había anunciado el ministerio del Interior en un comunicado. “La decisión pone en ejecución una medida de la justicia para proceder a la expulsión de ocupantes más radicales” precisó.

Si bien el área estuvo restringida y la prensa no pudo acceder, el impresionante dispositivo de seguridad pudo ser observado desde la ruta, donde estaban desplazados los camiones de la Gendarmería.

El Gobierno buscó impedir nuevas ocupaciones de tierra con 25 escuadrones de la Gendarmería. Ellos debieron expulsar a todas aquellas personas que no regularizaron su situación y declarado proyectos agrícolas individuales, que fueron autorizados en el área donde se iba a construir el aeropuerto, al que los ecologistas alternativos se oponían.

Otro día de paro en los trenes

Francia vivió otro día de paro ferroviario que dejó sin servicio a un gran número de trenes y afectó a las conexiones europeas. Fue el cuarto día de una huelga que preocupa al presidente Emmanuel Macron y que busca frenar uno de los aspectos centrales de la reforma laboral que impulsa el Ejecutivo galo. Según Guillaume Pepy, el director de la SNFC (compañía estatal de trenes franceses), las pérdidas ya superaron los 100 millones de euros.

2500 gendarmes

Son los que participaron en el desalojo en el bosque de Notre Dame des Landes, donde había un proyecto para convertirlo en un aeropuerto y fue frustrado por los ecologistas. Hubo un herido entre los efectivos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído