Francisco: "Las heridas de la corrupción difícilmente se curan"

El viernes pasado el Papa pidió orar para "que la debilidad que nos induce a pecar jamás se transforme en corrupción".

El papa Francisco aseguró hoy que se ve en "muchas partes del mundo" cómo "las heridas de la corrupción difícilmente se curan".

"Dios perdona el pecado. David se convierte, pero las heridas de la corrupción difícilmente se curan. Lo vemos en muchas partes del mundo", aseguró el Santo Padre en la misa matutina de este lunes en Santa Marta refiriéndose a la historia bíblica del Rey David.

"David es un pecador, pero no corrupto, porque un corrupto ni se da cuenta de ello", agregó el Obispo de Roma, en su segunda homilía consecutiva con críticas a la corrupción.

"La humildad sólo puede llegar al corazón a través de una humillación. No hay humildad sin humillación. Y si usted no es capaz de llevar algunas humillaciones en su vida, no será usted humilde. Es simple, es matemático", enfatizó el Papa.

"El fin de David, que será la santidad, llega a través de la humillación. El fin de la santidad que Dios da a sus hijos y le da a la Iglesia, es a través de la humillación de su Hijo, que se deja insultar, que se deja llevar en la Cruz injustamente", agregó el Santo Padre

"Pidamos al Señor la gracia de cada uno de nosotros, para toda la Iglesia, la gracia de la humildad, y también la gracia de entender que no se puede ser humilde sin humillación", demandó al final de su homilía.

El viernes pasado, en la misma línea, Francisco pidió en su misa matutina orar para "que la debilidad que nos induce a pecar jamás se transforme en corrupción" y aseguró: "pecadores sí, Señor, lo somos todos, ¡pero corruptos jamás!".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído