Fuerte represión y destrozos en protestas en París

Contra el aumento de los combustibles.

La policía francesa reprimió con gases lacrimógenos y chorros de agua a los miles de manifestantes conocidos como “chalecos amarillos”, que protestaron en las calles de París para exigir la baja del precio de los combustibles y contra la pérdida de poder adquisitivo. Uno de los enfrentamientos tuvo lugar en los alrededores del Palacio presidencial del Elíseo, donde decenas de manifestantes trataron de superar el perímetro de seguridad levantado por la Policía para evitar que la manifestación se acercara a la residencia del presidente, Emmanuel Macron.

El ministro del Interior, Christophe Castaner, culpó a la ultraderecha y a su líder, Marine Le Pen, de haber propiciado los disturbios a través de un mensaje en Twitter en el que llamó a los manifestantes a acudir a los Campos Elíseos, pese a la prohibición explícita de concentrarse en esa conocida arteria comercial de la capital. Y fue ahí donde se produjeron los principales incidentes, cuando grupos de manifestantes enmascarados comenzaron a lanzar objetos contra las vallas de contención levantadas por las fuerzas de seguridad. Los manifestantes, que portaban pancartas en los que exigían la renuncia del presidente, fueron reprimidos de inmediato, aunque algunos aguantaron el avance policial armando barricadas con mobiliario urbano y material recuperado de obras cercanas al lugar.

Te puede interesar...

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído