Gira por África: el Papa se salvó de un atentado

Días antes de su visita a Kenia, lograron desarticular una célula terrorista.

Nairobi. A pesar de que se extremaron las medidas de seguridad y que redoblaron la custodia del Papa, su llegada a África tiene al mundo en vilo, debido a que los países que visita son el blanco privilegiado de atentados.

Ya los servicios de seguridad franceses le habían advertido al pontífice de que se trataba de una "visita de alto riesgo". Sin embargo, Francisco no desistió en su deseo de promover el diálogo entre el islam y el cristianismo y de llevar un "mensaje de reconciliación, de perdón y de paz", tal como había expresado, eran los objetivos de su llegada a la región centro-oeste del continente africano.

Lo cierto es que a las amenazas que los propios custodios admitieron recibir días antes de su viaje, ahora se suma la noticia de que una célula terrorista iraní fue desactivada en Kenia, a pocas semanas de su llegada.

Según confirmó la policía keniata, detuvieron a dos hombres que planeaban cometer un atentado en Nairobi, la capital del país, que ya en 2013 fue escenario de uno de los peores ataques de su historia, cuando al menos 67 personas murieron en el asalto a un centro comercial perpetrado por el grupo yihadista somalí Al Shabab.

10 mil: militares fueron movilizados para garantizar la seguridad del pontífice.

Mientras tanto, ayer Francisco ofrecía una multitudinaria misa en Uganda, donde pidió construir una sociedad más justa, sin excluir a nadie".

Hoy partirá hacia la República Centroafricana, donde realizará una visita a un campamento de refugiados víctimas de la guerra civil, en un paso fugaz para viajar al día siguiente de regreso al Vaticano.
Se trata de un país que quedó en ruinas por el enfrentamiento entre milicias cristianas y musulmanas que comenzó hace dos años y que dejó decenas de muertos durante las últimas semanas.

Obispo opositor le deseó la muerte


El ultraconservador obispo de Ferrara-Comacchio en Italia, Luigi Negri, que critica la apertura de la Iglesia católica impulsada por el Papa, fue grabado en un tren mientras pedía para Francisco el mismo "destino" que tuvo Juan Pablo I, quien gobernó la iglesia tan sólo 33 días y murió en extrañas circunstancias. "Esperemos que la Virgen haga el mismo milagro que con el otro", se lo escuchó decir y causó indignación.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído