¿Hacer más goles o aflojar?

Ten piedad de nosotros”, parecían querer decir ayer, evocando alguna oración religiosa, los aturdidos jugadores de Central Norte de Salta con sus miradas perdidas y desencajados gestos de resignación e impotencia. Lo mismo los de Central Ballester el viernes. Sin embargo, ni Independiente aquella noche ni River en la víspera sacaron el pie del acelerador como buena parte de la patria futbolera asegura que correspondía. Tanto Martín Benítez como Nacho Scocco y el resto de las figuras de uno y otro fueron por más y más goles. Y los convirtieron.

Así nació entonces la sorpresiva polémica del fin de semana. Incluso, con picante duelo entre los del Millo, que el viernes pedían que el Rojo aflojara en las redes sociales, y los del elenco de Avellaneda, que ayer les refregaron a los de la Banda no haber tenido con los salteños la contemplación ni la moral que a ellos mismos les reclamaban.

Inesperada polémica se generó el fin de semana en el que los grandes aplastaron a humildes rivales.

¿Y entonces?, ¿carecieron de códigos?, ¿les faltaron el respeto a sus humildes adversarios?

El hilo es muy delgado pero se supone que la caballerosidad deportiva y el famoso fair play también imponen ser honesto con el equipo contrario y en especial con los espectadores que, en ambos casos, viajaron hasta Santa Fe y Formosa. Y, se sabe, los fanas siempre desean que sus jugadores ofrezcan todo lo que tienen dentro del campo y les brinden las mayores alegrías posibles. Es respetable, igual, la opinión de los que consideran que, dadas las abismales diferencias, los colosos deberían aflojar cuando obtienen una ventaja indescontable y no hacerles pasar un papelón a los equipos casi amateurs a los que la Copa Argentina pone enfrente. El fóbal da para todo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído