"Hay una sátira del presidente"

El humorista llegó a Neuquén junto a Cecilia Milone y Miguel Ángel Cherutti para presentar Segunda vuelta, exitoso show que mezcla música y sarcasmo político.

Por Analía Castro

Recién llegado a la ciudad, donde hará base en su paso por el Alto Valle y Neuquén, Nito Artaza interrumpe su almuerzo y sale de un restaurante local para hablar con LM Neuquén. No tiene problema en que su plato se enfríe, ni tampoco en saludar a los transeúntes que, sorprendidos al verlo, se acercan a saludarlo con un beso.
Segunda vuelta es el show que lo trae a la región junto a su clásico compañero Miguel Ángel Cherutti y Cecilia Milone, con quien decidió darse otra oportunidad y escribir un nuevo capítulo de una historia que pasó de las sombras al ojo de la tormenta mediática, con distancias, relaciones con terceros y reencuentros mediante.

¿Cómo es el espectáculo en su versión gira?
Es una síntesis del show de Mar del Plata, sin el grupo de baile. Somos nosotros tres, cada uno despliega su mayor fortaleza artística. Cecilia canta tangos y boleros. Hacemos dos scketches: en El Purgatorio, donde pasa desde Menem a Kirchner, y otro en el que se reúne Macri con Scioli y la primera dama. Miguel despliega todas sus imitaciones y yo los monólogos de actualidad. Estamos contentos, funciona muy bien y ya estamos pensado hacer un nuevo espectáculo los tres.

No está Cristina Kirchner en las imitaciones...
Está ausente en la imitación, pero presente en los monólogos. Cargamos a todos. También hacemos una sátira bastante irónica del actual presidente con Juliana Awada; Cecilia la hace muy parecida.

¿Van cambiando el guión en función de la actualidad?
Sí, lo vamos modificando. Incorporamos desde lo de Lázaro Báez hasta los Panama Papers.

¿Cómo manejas el humor político en un país con posturas tan enfrentadas ?
En primer lugar, arranco cargando a los radicales, habiendo sido senador y estando dentro del partido. Pero de entrada lo que le proponemos al público es que se divierta con lo que pasa y que saque sus propias conclusiones. Yo soy uno de los pocos radicales que se opuso al pago de los fondos buitre y a la unión del radicalismo con el PRO, pero eso no lo manifiesto en el show. La propuesta es ir a divertirse y reírse de los radicales, de Cambiemos, de los peronistas, kirchneristas, etc.

¿Cómo es el público que va a verlos?
Este es un show humorístico musical y va gente mayor a los 40 años. Sin embargo, en esta gira hay muchísimos jóvenes que nunca nos vieron, que van buscando pasarla bien y quizás también por Cecilia.

Parece obvio, pero ¿por qué eligieron ese nombre para el show?
Porque hubo una segunda vuelta inédita en la Argentina entre dos candidatos a presidente. También porque es una segunda gira con Miguel Ángel, y por cuestiones del amor con Cecilia. La anterior fue cuando estuvimos juntos en 2006. Hubo todo un escándalo porque, aunque me había separado, no estaba divorciado. Nunca había hablado de mi vida privada, pero como después me escriben la historia, prefiero contarla yo.

¿Qué tanto potenció el show tu relación con ella?
Cuando terminé mi pareja con Silvina (Scheffler), le propuse a Cecilia que trabajemos juntos y sugerí el nombre de la obra porque tenemos una relación de años y algo seguramente iba a pasar. No sé si potencia, el público paga una entrada para ver a los artistas, puede que ayude un poco. Siempre digo: si van a pasar cosas, que sucedan en el elenco de uno para la promoción. Pero lo real es que hay una historia de amor. Uno después puede hacer un show o no. Nosotros no lo hacemos, por eso está Cerutti también; si no haríamos un show los dos solos.

¿Cómo manejaste el tema con tu familia?
Mis hijos saben cómo es mi vida y al principio también les costó un poco. A mi ex mujer le expliqué lo que iba a suceder. Incluso con Silvina tengo una excelente relación. Mi hija Sabrina era muy amiga de Cecilia... son amigas en realidad. Tuvieron un distanciamiento pero se están acercando.

Después de separaciones y encuentros, ¿qué acuer-dos hiciste con tus dos compañeros para trabajar?
Es una pareja de tres. Ambos están con un libriano como yo, manipulador y componedor que trata de buscar el equilibro. Arriba del escenario nos divertimos todos. Miguel no siente que pierde terreno porque hay una persona más. No hay diferencias ni egos.

Después de todo, ¿Cecilia era la mujer de tu vida?
Es uno de los amores de mi vida. Para ella es definitivo. Yo soy crítico del casamiento y de la pareja para siempre. En el siglo XXI hay que amar y no poseer. Yo ni me pregunto si hay futuro, lo disfruto.

¿Te volverías a casar?
Noooo (risas). De cada amor que tuve tengo una escritura. Hay que proteger a la familia, para eso está el Código Civil. Con el nuevo dan más ganas de casarse, pero no creo que sea justo que una chica se banque los ronquidos de un hombre toda su vida.

¿Cómo es tu mirada del actual gobierno?
Tengo una relación de respeto con el presidente, pero no comparto la idea del neoliberalismo. No comparto el ajuste, que la Argentina sea manejada por gerentes, que se beneficie a las grandes corporaciones como las mineras y los bancos. A los radicales nos costó recuperarnos de la Alianza, salir de lo de Macri va a ser muy difícil. Ojalá que cambie el rumbo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído