Increíble: Neuquén tiene un cementerio de garrafas

Se están oxidando en la planta de gas que nunca llegó a funcionar.

Neuquén.- Mientras la carencia de garrafas es un problema real en una ciudad, y cuando son más de once mil familias de la capital que cada semana de invierno consumen el contenido de un envase de diez kilos para no pasar frío, una de las posibles soluciones a esta demanda parece estar bajo llave y a pocos pasos de los que más carencias tienen.

Conseguir una garrafa en la ciudad es una tarea imposible porque no se venden. La única opción es pagarla más de mil pesos en el mercado negro; sin embargo, en la zona del parque industrial, y hace más de tres años, yace un cementerio de estos tubos de recarga que nunca se usaron.

Pertenecen a la planta de fraccionamiento de gas que levantó Enargas asociado a CALF, con una inversión que hizo el gobierno nacional de 57 millones de pesos. Considerada una de las plantas más grandes de la Patagonia, preparada para abastecer a Neuquén, Río Negro, Mendoza y La Pampa, aún no puede inaugurarse y no se sabe cuándo abrirá sus puertas.

Como el tema es acuciante, se convocó a las autoridades de CALF a la comisión de Desarrollo Humano de la Legislatura. Fue la diputada del Frente de Izquierda Patricia Jure quien planteó la idea de que CALF cediera en forma de préstamo a la provincia estas garrafas para paliar el déficit en la ciudad. Sin embargo, las explicaciones del vicepresidente de la Cooperativa, Rubén Domínguez, dejaron en claro que para este invierno estas más de 48 mil garrafas seguirán abandonadas en la planta de parque industrial. También se cree que dado que permanecieron arrumbadas durante un largo tiempo, muchas de ellas podrían no estar en condiciones de soportar una carga.

Domínguez les planteó a los legisladores que CALF tiene la intención de ayudar a todos los socios de la cooperativa porque, legal o ilegalmente, por falta de gas se están calefaccionando con electricidad, pero aclaró que de ninguna manera pueden dar respuesta al pedido de los diputados porque es Energas el socio mayoritario y quien toma las decisiones referidas a la planta.

Contó que la planta nunca se puso en funcionamiento porque una auditoría de la UNCo dictaminó que las instalaciones adolecían de problemas en su construcción, lo que impedía su puesta en marcha. Además, a la fecha, ninguna de las garrafas puede ser usada porque no están habilitadas.

18 millones de pesos es lo que costaría reactivar la planta fraccionadora de Energas.

La cooperativa CALF es accionista minoritaria de la planta, pero no tiene poder de decisión para reactivarla.

La empresa aún no tiene los directores que deben ser designados por el gobierno nacional.

Piden frenar con los sobreprecios

Desde el bloque de Libres del Sur de la Legislatura se insistió ayer al gobierno provincial en que garantice la logística en la distribución de la garrafa social. El diputado Santiago Nogueira señaló que al existir solamente dos puntos de distribución (uno en Neuquén y otro en Plottier) se cobran sobreprecios de hasta un 400% que golpea a los sectores más necesitados y por esa razón le pidió una reunión al gobernador Omar Gutiérrez.

El pedido de audiencia fue solicitado luego del bochazo de la comisión de Energía al proyecto de Libres del Sur que establece que el Estado provincial debe garantizar el efectivo acceso a la garrafa social a todos los habitantes de la provincia que no tengan red de gas natural.

“Los tubos nunca se usaron, hay que tomar una decisión política”

La diputada del Frente de Izquierda Patricia Jure consideró urgente resolver la situación del cementerio de envases de gas arrumbados y pidió a las autoridades de CALF visitar la planta para hacer visible que la misma podría convertirse en la solución al problema que tiene la ciudad de falta de garrafas sociales.

“Los tubos nunca se usaron, acá hace falta una decisión política. No se pueden distribuir porque no están homologados. Hay toda una historia previa, se gastaron 57 millones de pesos en la construcción de la planta y hay cosas que se hicieron mal, fallas en lo que es seguridad, por ejemplo, incendio, o evacuaciones”, contó la legisladora provincial.

Consideró que si esto se reactiva y hay decisión política, se podrían largar a las calles todas las garrafas sociales que faltan en la ciudad, y también en la provincia: “Ante el tarifazo los que más sufren son ellos. Más allá de lo que resolvió la Corte Suprema, los que no tienen gas natural sí van a sufrir el tarifazo, porque en el mercado negro todo es más caro, por eso es fundamental tener esta planta”.

Por otro lado, planteó su preocupación por el estado en que se encuentran estos tubos después de más de tres años de estar a la intemperie. “Es alarmante que el director de CALF haya reconocido que han desaparecido1800 de esos envases y que se comercializan incluso fuera de la provincia, como Salta”, dijo Jure, quien consideró como otra opción para reactivar la planta que la provincia intervenga con su aporte económico.

Aclaró que la comisión votó visitar la planta próximamente para recabar información sobre el terreno, y adelantó que en un próximo proyecto pedirá explicaciones a las autoridades.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído