Intentan frenar el juicio político a Dilma ante la Corte Suprema

La presidenta de Brasil se encuentra en una situación muy delicada.

Brasilia
El gobierno de Brasil busca frenar el pedido de impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff por adulterar las cuentas públicas, un proceso que deja el futuro político del país más poderoso de Latinoamérica en manos del Congreso.

Como parte del dispositivo puesto en marcha para la lucha desatada entre la mandataria y el jefe de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, legisladores y aliados del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) pidieron ayer a la Corte Suprema que suspenda el trámite y conceda derecho de defensa a la mandataria antes de darle inicio al proceso en la cámara baja.

"La mera apertura del procedimiento es capaz de causar una verdadera tormenta política, administrativa, económica y social, con derivaciones internacionales (...) El perjuicio que causa la falta de garantías procesales es evidente", señala el escrito presentado ante el máximo tribunal por el diputado Rubens Pereira, al que accedió la AFP.

Según explicó el diputado del PT Paulo Pimenta, habrá varias solicitudes más para detener el proceso.
En simultáneo, en el Congreso fue leído el extenso pedido de impeachment, paso inicial de una saga que podría destituir a Rousseff. La gestión de la presidenta es aprobada apenas por un 10% de la población de la séptima economía mundial, que termina 2015 hundida en la espesura de una crisis a meses de los Juegos Olímpicos de Rio 2016. Fuentes de los principales partidos reconocen que un proceso político de esta magnitud no podrá ser controlado por ninguna fuerza y tendrá una dinámica propia e imprevisible.

La agonía que vive en 2015 el gobierno de Rousseff, reelegida hace poco más de un año con más de 54,5 millones de votos, con sus proyectos obstaculizados por Cunha en el Congreso, la economía barranca abajo y el escándalo de corrupción en Petrobras regando a buena parte de la elite empresaria y política, tendrá un nuevo capítulo ahora en el Congreso.

La Cámara de Diputados formará el lunes una comisión de 65 miembros (uno menos que los planteados originalmente) para evaluar si el pedido de impeachment debe proseguir o ser archivado. Una vez instaurada la comisión, Rousseff tendrá 10 sesiones para defenderse.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído