Jefes llevaron al suicidio a empleados e irían presos

Sus hostigamientos laborales hicieron colapsar a 19 trabajadores.

Tras dos meses de debate, con presentación de cargos, testimonios y alegatos, el juicio por la ola de suicidios producida entre los trabajadores de France Télécom –la empresa de comunicaciones ahora se llama “Orange”- entre 2007 y 2010, entró en su etapa definitoria, en la que los jueces están deliberando para dar su fallo. ¿Será justicia, como suele decirse? La demanda en contra de la poderosa telefónica francesa y sus ejecutivos es por “acoso moral” y complicidad en este delito que en 19 casos terminaron en suicidio, en 12 en intentos no consumados y en ocho en severos casos de depresión. En caso de que los jueces hallen a los acusados como responsables y los condenen (se prevén penas de un año de prisión y fuertes multas) marcaría un antes y un después en la normativa sobre acoso laboral.

La punta del ovillo hay que ir a buscarla a 2004, cuando Francia decidió privatizar su empresa nacional de telecomunicaciones. Fue entonces que France Télécom inició un proceso de reestructuración que tenía como principal propósito echar a 22.000 empleados de los más de 120.000 que había en la planta. De acuerdo al relato de antiguos empleados, para lograr su objetivo la telefónica empezó una campaña de intimidación que incluía recolocaciones continuas, metas irrealizables, y en general, un ambiente de inseguridad que desestabilizaba al personal para forzar su salida. En ese contexto, 1600 personas lo hicieron, pero muchos otros, jaqueados laboral y emocionalmente, entraron en depresión o dieron el paso más drástico: quitarse la vida.

Te puede interesar...

La compañía afirmó que los ajustes nunca fueron sencillos para nadie, pero niegan haber impulsado un mecanismo de desestabilización. El consejero delegado, Didier Lombard, llegó a decir que la ola de suicidios formaban parte de una “moda”, aunque luego buscó matizar esa declaración al aclarar que se refería al efecto Werther, según el cual la publicidad de los suicidios tiene un efecto de imitación.

Los sindicatos contabilizan 35 muertes, aunque el Tribunal sólo reconoció a 39 trabajadores como víctimas, entre los suicidios efectivos, los intentos y los pozos depresivos. Entre los fallecidos, los casos más emblemáticos son llos de André Amelot, de 54 años, que se ahorcó en su domicilio; Camille Bodivit, de 48, que se lanzó de un puente; Anne-Sophie Cassou, de 42, que tomó un cóctel de medicamentos y alcohol; y Rémy Louvradoux, de 56, que se inmoló frente a la sede de la empresa en Burdeos.

7 Los ejecutivos acusados

Sobresalen Louis-Pierre Wernes -ex director- y Olivier Barberot -ex director de RR.HH-. Otros directores son Nathalie Boulanger, Jacques Moulin, Guy-Patrick Chérouvrier, Brigitte Dumont y Didier Lombard.

De ocho meses a un año de cárcel

La fiscalía francesa llevó a juicio a France Télécom como “persona moral”, y a siete altos cargos de la compañía. La acusación se centra en el delito de “acoso moral” para el caso de tres de los siete acusados, lo que les podría merecer una pena de un año de cárcel y una multa de 15.000 euros, mientras que para los otros cuatro, acusados de “complicidad en el acoso psicológico”, la fiscalía pide ocho meses de prisión y una multa de 10.000 euros. La telefónica, en tanto, se enfrenta a una multa de 75.000 euros.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído