La caída de un avión ruso en Egipto deja 224 muertos

Mientras se investigan las causas, EI se adjudica el derribamiento.

El Cairo
Las 224 personas que viajaban a bordo de un avión ruso murieron ayer, luego de que la aeronave se estrellara en la península del Sinaí en Egipto. La mayoría de los pasajeros eran turistas rusos que regresaban a San Petersburgo, donde los aguardaban sus familiares.

El presidente Bladimir Putin ordenó el envío inmediato de ayuda a los allegados a las víctimas, a quienes transmitió sus condolencias. El gobierno decretó una jornada de luto para hoy y habló de una "pérdida irreparable".

El Airbus 321 desapareció de los radares 23 minutos después de despegar de la localidad vacacional de Sharm el Sheij, a las 5:51 horas (3:51 GMT).

A bordo del avión de la compañía siberiana Kolavia iban 217 pasajeros, entre ellos 24 niños, y siete miembros de la tripulación, según la agencia de noticias rusa Interfax.

Las autoridades egipcias consideraron que el accidente se debió a un fallo técnico y descartaron que se tratara de un atentado terrorista, tal como lo aseguró Estado Islámico, que se adjudicó el ataque (ver recuadro). Según el primer ministro egipcio, Ismail Sherif, el piloto habría solicitado aterrizaje de emergencia a la torre de control en El Cairo.

La compañía, por su parte, descartó un error humano y destacó que el piloto, Valeri Nemov, tenía más de 12.000 horas de vuelo.

De todas formas, las compañías aéreas Air France y Lufthansa anunciaron que sus aviones evitarán cruzar el espacio aéreo sobre la península del Sinaí hasta que se hayan determinado las causas del siniestro.

Equipos de rescate egipcios encontraron los restos del aparato cerca del aeropuerto de Al Arish, en el norte del Sinaí, confirmó el presidente de la comisión estatal de accidentes de aviación de Egipto, Ayman al Moqdam.

Hasta el momento han sido recuperados 129 cadáveres en el lugar y la caja negra ya está siendo analizada.

El gobierno egipcio dispuso la creación de un centro de coordinación para gestionar la situación, mientras que en Rusia se creó una comisión estatal para investigar el siniestro.

El Airbus A321-200 había sido fabricado en 1997 y acumulaba unas 56.000 horas de vuelo en casi 21.000 viajes, indicó la compañía aeronáutica.

Nadie lo confirma
Estado Islámico dice que actuó en represalia a los bombardeos en Siria

"Los soldados del Califato lograron abatir un avión ruso en la provincia del Sinaí que transportaba a más de 220 cruzados y todos murieron", afirmó el grupo terrorista Estado Islámico (EI) en un comunicado colgado en sus cuentas de Twitter, asegurando haber actuado en represalia a las "decenas de muertos (causados) a diario por los bombardeos" de los aviones rusos en Siria.

Varios expertos militares consideran poco probable esta hipótesis, ya que el bastión que se encuentra en esa zona no disponen de misiles capaces de alcanzar un avión a 30.000 pies, pero no excluyen la posibilidad de que hubiera una bomba a bordo o de que el avión fuera alcanzado por un cohete o un misil si perdió altura tras un fallo técnico.

Moscú reaccionó con escepticismo al comunicado del EI. "Esta información no puede considerarse exacta", comentó el ministro ruso de Transportes, Maxim Sokolov, según las agencias rusas.

"Estamos en estrecho contacto con nuestros compañeros egipcios y las autoridades aéreas de ese país. En este momento, no disponen de ninguna información que confirme tales insinuaciones", añadió.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído