El clima en Neuquén

icon
18° Temp
51% Hum
La Mañana bebé

La ciencia puede adelantar la personalidad de un bebé

Estudios sobre la conformación del cerebro, determinan si el niño será introvertido o extrovertido, entre otras pautas.

Una investigación estadounidense aseguró que se puede descubrir cómo será la personalidad de un bebé a partir de los estudios científicos de la conformación de su cerebro. Así, es posible detectar si el niño o niña crecerá siendo introvertido o extrovertido.

Según un artículo publicado en la prestigiosa revista Science Illustrated, el carácter comienza a definirse en el cerebro del bebé antes de nacer y hay cuatro agentes bioquímicos que la determinan: dopamina, serotonina, testosterona y estrógenos. "Compiten para influir en cómo se establecen los caminos nerviosos entre los diferentes centros del cerebro y así es cómo la personalidad del bebé es formada", señaló el trabajo.

Te puede interesar...

Los autores explicaron que la dopamina y la serotonina contribuyen a determinar los caminos de las señales nerviosas hacia el cerebro; y dependiendo de cuál sea el dominante, el genio del pequeño podría ser curiosa y energética o precavida y responsable. A su vez, las dos hormonas responsables del sexo también influencian el tamaño del centro del cerebro. Cuando la testosterona es dominante parece haber una contribución al temperamento analítico y franco, mientras que el estrógeno da un empujón a una personalidad atenta y compasiva. Cabe recordar que si bien estos agentes bioquímicos definen el sexo, tanto niñas y niños tienen ambos agentes en diferentes porcentajes dentro de su anatomía.

Si bien la bioquímica que ocurre en su formación dentro de la madre es crucial, otros aspectos de la personalidad suscitan a la edad de dos años, cuando el menor comienza a desarrollar consciencia propia, habilidades sociales, sentir orgullo, pena o vergüenza y darse cuenta de sus propias necesidades. Esto cambiará entre los seis y nueve años, momento en que las glándulas suprarrenales empiezan a producir cantidades mayores de la hormona DHEA, que estimula el crecimiento de las neuronas del cerebro. Sin embargo, no todo se debe a los bioquímicos naturales del cuerpo humano: también influye el entorno en el que el menor crece y en la forma en la que es educado.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario