La ciencia trata de explicar por qué hay impuntuales

Un estudio revela algunos detalles de las personas que siempre llegan tarde.

estados unidos

Cualquiera puede llegar tarde un puñado de veces, claro, pero ser la persona que siempre llega cinco minutos después de lo acordado, o de lo que correspondía (como muy pronto), es todo un arte. Para algunos, también es frustrante y bastante inconveniente. Ahora, los científicos han descubierto que esa impuntualidad es un efecto secundario de un tipo de personalidad.

¿Qué es lo que hace que algunas personas pierdan constantemente trenes o micros, lleguen a la boda justo después de que aparezca la novia y desesperen regularmente a sus amigos? ¿Y por qué es tan difícil para nosotros -o para el que tenga ese problema- solucionarlo? Los investigadores han estado tratando de analizar este extremo durante décadas y recién ahora han podido encontrar algunos rasgos reveladores.

“Existen todo tipo de desalientos y castigos por llegar tarde, y la paradoja es que llegamos tarde, incluso cuando esos castigos y consecuencias existen”, asegura Justin Kruger, un psicólogo social de la Escuela de Negocios de la Universidad de Nueva York (EE.UU.). Una de las razones más obvias y comunes por las que las personas llegan tarde con frecuencia es que simplemente no evalúan con precisión cuánto tiempo les llevará una tarea, algo que se conoce como la falacia de la planificación: la tendencia a subestimar el tiempo para concluir una tarea.

Los estudios han demostrado que, en promedio, subestimamos cuánto tardaremos en completar una tarea en un significativo 40%. Otro rasgo, que muy bien podría estar relacionado con el primero, es que los que siempre llegan tarde tienen más probabilidades de ser personas multitarea. En un estudio de 2003 dirigido por Jeff Conte, de la Universidad Estatal de San Diego (EE.UU.), se descubrió que de los 181 operadores de metro de la ciudad de Nueva York, los que preferían la multitarea llegaban más tarde a su trabajo. Esto se debe a que la multitarea hace que sea más difícil tener metacognición o conocimiento de lo que estás haciendo (el conocimiento sobre el propio conocimiento). Jeff Conte también descubrió que existe un tipo de personalidad con más probabilidades de llegar tarde. Mientras que los individuos de tipo A altamente orientados a los logros son más propensos a ser puntuales, los individuos de tipo B, que son más relajados y tranquilos, lo hacen más tarde. De hecho, las personas tipo A y tipo B realmente sienten que el tiempo pasa de manera diferente. En más de tres estudios previos, Conte descubrió que, para las personas del Tipo A, un minuto transcurría en 58 segundos, mientras que para las personas del Tipo B un minuto pasaba en 77 segundos.

Los científicos también están empezando a centrarse en estrategias que puedan mejorar lentamente nuestra puntualidad. Para las personas que constantemente subestiman las tareas, dividir una actividad en pasos muy detallados puede ayudar a valorar con mayor precisión cuánto tiempo les llevará hacer algo concreto (para dejar de hacer sufrir a los demás).

Tipo A: Son los individuos que están altamente orientados a sus logros y son puntuales.

Tipo B: Son los individuos más relajados y tranquilos, los más propensos a la demora.

Una de las razones más obvias es que los impuntuales no evalúan con precisión el tiempo que necesitan.

Una cuestión de personalidad

Un estudio de 2012 también descubrió que pedirles a las personas que imaginen mentalmente una tarea antes de hacerla puede ayudarlas a ser más realistas sobre su duración. Los que llegan tarde también deben darse cuenta de que no pueden estar en dos lugares a la vez, y tratar de planificar menos cosas y más separadas. Cuando se trata de tu tipo de personalidad, no hay mucho por hacer para cambiar eso, pero aceptar que necesitas compensarlo puede ayudar. La aceptación es el primer paso para cambiar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído