La emoción de un héroe único

Diego es único por todo lo que genera, aún del lado de afuera de la cancha, ahora con el buzo de técnico.

Es difícil explicar a Maradona. Siempre. Porque el corazón le gana a la razón. Porque aun volviendo de sus infiernos, envuelto en polémicas de todo tipo, generando amores y odios con cada frase desde hace más de tres décadas, mostrando cuán imperfecto puede ser fuera de la cancha, cada uno de sus regresos conmueve, emociona, hace temblar estadios aunque sea tan solo por verlo allí, paradito, caminando con la misma dificultad con la que saca frases para agrandar el diccionario maradoniano.

Pudo haber sido mejor (o más completo) Pelé. Podrá superarlo Messi o el que venga, pero Diego es único por todo lo que genera. Por esa estampa de héroe mítico capaz de hacerle creer al golpeado hincha de Gimnasia de La Plata que bajó del cielo para salvarlo. Que su presencia, ahora en el banco y en el vestuario, sin la zurda convertida en una varita mágica que marque el camino como lo hacía con los botines puestos, será suficiente para ganar las complejas batallas que se le presentarán a un equipo que está mucho más cerca de la B Nacional que de la gloria.

Te puede interesar...

La épica le sienta bien a Diego. Y eso es lo que buscará en esta nueva etapa de su vida. La primera como entrenador de un club argentino. Con todos los ojos mirándolo al frente de un plantel humilde que arrancó último la Superliga y está hundido en el fondo de la tabla de promedios (a once puntos de la salvación), no la tendrá nada fácil. Pero su primera aparición ya mostró lo que es Maradona para buena parte del pueblo futbolero. Para esos que no se olvidarán jamás de la emoción en sus cuerpos y de las sonrisas que les plantó en el rostro un D10S del fútbol tan imperfecto como irrepetible.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído