La espera de Lula para asumir en el gobierno no tiene fin

El Supremo Tribunal Federal de Justicia ratificó el impedimento para ser jefe de Gabinete de Dilma.

Brasilia
Una magistrada del Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil mantuvo ayer suspendido el nombramiento del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva como jefe de gabinete de Dilma Rousseff, bloqueado por otro juez.

La decisión de la juez Rosa Weber mantiene igualmente vigente, hasta que un plenario del STF falle definitivamente sobre el tema, la decisión de devolver a un juez de primera instancia las acusaciones contra Lula por presunta corrupción en el caso Petrobras.

Weber "no analizó el mérito" del recurso de hábeas corpus presentado por los abogados de Lula, limitándose a reafirmar que solamente un plenario del STF puede modificar una decisión de uno de sus jueces, indicó a la AFP la asesoría de prensa de esa instancia judicial.

La próxima reunión plenaria del STF está agendada para el 30 de marzo, recordó la asesoría, sin precisar si ese asunto figuraría en el orden del día.

Otro juez del STF, Luiz Fux, había rechazado la víspera un recurso del gobierno contra la suspensión de la asunción de Lula como ministro, por razones similares.

El viernes pasado, el magistrado Gilmar Mendes suspendió el nombramiento de Lula por sospechar que se trataba de una maniobra para quitar su legajo judicial al juez de primera instancia Sergio Moro, y a ponerlo al abrigo de una eventual orden de arresto.

Mendes determinó asimismo que la causa volviera a manos del juez Moro, a cargo de la operación "Lava Jato" que en los últimos dos años puso al descubierto una gigantesca red de sobornos pagados por grandes constructoras a ejecutivos de Petrobras y a políticos para ganar licitaciones.

Lula es investigado por posible ocultación de bienes, en vinculación con ese escándalo.

Mientras el Gobierno y los abogados del ex mandatario libran su batalla en tribunales, las manifestaciones en favor de la destitución de Rousseff y contra la nominación de Lula como "primer ministro" han perdido fuerza.

No obstante, en la noche del lunes se congregaron en frente al Palacio del Planalto -sede de la Presidencia- en Brasilia, unas 5000 personas, según la Policía.

Preocupación
Siguen la crisis minuto a minuto

La presidenta brasileña Dilma Rousseff y su antecesor, Lula da Silva, se reunieron para analizar la crisis política que jaquea al gobierno y la situación del ex mandatario, cuyo nombramiento como ministro fue suspendido por la Corte.

La Policía informó que Lula no es investigado en una nueva fase de la causa por el "Petrolao".

Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva mantuvieron una conversación en la noche del lunes en el Palacio del Alvorada, residencia oficial en la zona este de Brasilia, reportó ayer radio CBN de la cadena Globo.

Luego del encuentro Lula dejó la residencia oficial sin formular declaraciones pero trascendió que fue analizada la crisis política ya muy agravada.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído