La fe unió a neuquinos con el santo mapuche

La vigilia por Ceferino en Chimpay congregó a miles.

Neuquén. Como ocurre todos los años, miles de creyentes desbordaron la ciudad de Chimpay, en Río Negro, para rendir tributo a Ceferino Namuncurá, el santo mapuche. Desde Neuquén capital y varias localidades de la provincia, las caravanas de vehículos colapsaron las rutas para llegar hasta el santuario, como un folclore que se repite.

Según estimaciones oficiales, alrededor de 50.000 fieles pasaron por el santuario durante toda la jornada de ayer. La cantidad de personas generó trastornos en el tránsito vehicular sobre la Ruta 22, congestionamiento que en parte del día llegó incluso con colas hasta Cipolletti y Neuquén capital.

En esta oportunidad, se celebraron los 130 años del nacimiento de Ceferino, ocurrido el 26 de agosto de 1886. En ese marco, los miles de devotos que se acercaron desde diferentes puntos del país aprovecharon para dar gracias y también hacer pedidos, a la espera de un milagro. Fueron muchos los que dieron su testimonio protagonizado por el santito mapuche, que fue beatificado por el papa Benedicto XVI, allá por el 2007.

Muchos neuquinos y familias de la región no quisieron perderse la celebración religiosa y partieron hacia Chimpay. Algunos iniciaron la peregrinación a mitad de la semana, en bicicleta y también a caballo. Pero muchos optaron por viajar el sábado y participar de la vigilia, a la espera de la salida del sol del domingo; mientras que una gran mayoría partió ayer mismo, desde bien temprano, para ser parte de la actividad central y emprender el regreso.

“Es la segunda vez que voy con mi familia. Es una cuestión de creer y tener esperanza. Hoy pedimos por trabajo y que haya paz en estos tiempos que estamos viviendo todos”. Alejandra. Devota de Neuquén capital

La vigilia

De la vigilia participaron centenares de fieles, entre los que se destacaron más de 500 gauchos a caballo y más de 200 ciclistas de diferentes puntos de la región norpatagónica.

Uno de los asistentes más destacados de la jornada de ayer, tal como ocurrió años anteriores, fue el propio gobernador Alberto Weretilneck, quien aprovechó la oportunidad para recorrer Chimpay junto al intendente Hugo Funes.

El mandatario se acercó para participar de la misa central, de la que también fue parte la ministra de Turismo, Cultura y Deporte de Río Negro, Silvina Arrieta, además de legisladores y otros funcionarios provinciales.

Más allá de la participación oficial, la gente fue protagonista de un acto de fe que se repite.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído