LMNeuquen COVID-19

La gravedad del COVID-19 depende del ADN de una persona

Encontraron un fuerte vínculo entre las variaciones genéticas y la enfermedad del coronavirus: los que tienen sangre tipo A son más vulnerables.

Una reciente investigación llevada a cabo por científicos europeos encontró un fuerte vínculo estadístico entre las variaciones genéticas de las personas y la enfermedad del COVID-19, lo que explicaría por qué algunos solamente sufren síntomas leves mientras que otros se enferman fatalmente.

Los genetistas organizados por la Universidad de Kiel, Alemania, descubrieron que las variaciones en dos puntos del genoma humano se asocian con un mayor riesgo de fallo respiratorio en pacientes con el nuevo coronavirus y uno de estos incluye el gen que determina los tipos de sangre. Tener sangre de tipo A se relacionó con un aumento del 50% en la probabilidad de que un paciente necesitara recibir oxígeno o usar un respirador. Igualmente, determinaron que las variantes genéticas en la ACE2, la proteína a la que se apega el virus, no parecían marcar la diferencia en el riesgo de COVID-19 grave.

Te puede interesar...

Los hallazgos sugieren que factores relativamente inexplorados pueden estar jugando un papel importante en el desarrollo de la enfermedad que amenaza la vida. Los científicos ya habían determinado que factores como la edad y la enfermedad subyacente ponen a las personas en un riesgo extra de desarrollar un caso severo de COVID19. Pero los genetistas esperan que una prueba de ADN pueda ayudar a identificar a los pacientes que necesitarán un tratamiento agresivo. Averiguar la razón por la que ciertos genes pueden aumentar las probabilidades de una enfermedad grave también podría conducir a nuevos objetivos para los diseñadores de medicamentos.

Los especialistas, entre los que hubo españoles e italianos, tomaron muestras de sangre de 1610 pacientes que necesitaban un suministro de oxígeno o tenían que recurrir a un respirador, extrajeron el ADN y lo escanearon usando una técnica rápida llamada genotipado. En vez de secuenciar los tres mil millones de letras genéticas del genoma de cada paciente, observaron nueve millones de letras. Luego, llevaron a cabo la misma encuesta genética en 2205 donantes de sangre sin evidencia de COVID-19. Los científicos buscaban puntos en el genoma, llamados loci, donde un número inusualmente alto de los pacientes gravemente enfermos compartían las mismas variantes, en comparación con los que no estaban enfermos. Aparecieron dos loci. En uno de estos sitios está el gen que determina nuestro tipo de sangre, el que dirige la producción de una proteína que coloca moléculas en la superficie de las células sanguíneas. No es la primera vez que la sangre tipo A aparece como un posible riesgo. Los científicos chinos que examinaron los tipos de sangre de los pacientes también encontraron que aquellos con el Tipo A eran más propensos a desarrollar un caso grave de COVID-19.

Contrarrestando la pandemia

Ensayo clínico en Brasil

El Gobierno de Brasil autorizó que la británica Universidad de Oxford comience las pruebas de una posible vacuna contra el COVID-19 en voluntarios de su país. En el Reino Unido, 10.000 sujetos están siendo testeados.

Apoyo en cuarentena

En Concepción del Uruguay, Entre Ríos, comenzaron a implementar mindfulness para sus 70.000 habitantes, un programa preventivo urbano para ofrece

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario