La impronta de los pozos horizontales

El shale gas representó el 44% del total de producción de la provincia. En tanto que el shale oil significó el 62% en los últimos datos oficiales.

Pozos que recorren kilómetros lateralmente, el método más representativo de la industria de los hidrocarburos no convencionales, fue la explicación de por qué Vaca Muerta incrementa su producción de gas y petróleo desde las rocas shale. La última foto es de julio, un mes antes de las medidas del gobierno nacional que pusieron en alerta a todo el arco político, empresarial y sindical de la región, y permiten observar el potencial que aún tiene la formación geológica que está en la mira del mundo.

La tecnología muestra el contraste: en la actualidad hay menos equipos y se obtiene más producción. Esto es gracias a las perforaciones horizontales, con varias etapas de fractura en busca de shale gas y shale oil, elementos que están conquistando la industria de Vaca Muerta y mejorando su eficiencia.

EL CASO YPF. Pasó de 27 equipos en noviembre de 2015 a 15 en abril último.

En un documento para sus inversores, YPF dio una muestra de cómo está migrando sus esfuerzos de producción hacia los pozos laterales. Con seis equipos obtuvo 35.000 bbl/d en octubre de 2017, más que en noviembre de 2015 cuando tenía 27 y llegó a 20.000 bbl/d -el último dato indica que en abril tenía 15 equipos y 60 mil bbl/d-.

La participación de los no convencionales de Neuquén tiene cada vez más peso: el shale gas representó un 44% del total, el tight un 28% y el convencional otro 28%; en petróleo, el de rocas de esquisto acapara el 62%, el de arenas compactas el 2% y el convencional un 36%.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario