La marea verde no tiene freno

Aún no se sabe si la Cámara de Diputados dará media sanción en las próximas horas a la ley de interrupción voluntaria del embarazo. De cualquier manera, por sí o por no, la lucha por el derecho al aborto tiene mucho por delante. Ningún pañuelo verde volverá al placard.

Si el proyecto supera sus dos pruebas de fuego en el Congreso, la de esta noche y la del Senado, seguirá la batalla por la reglamentación. Porque, al igual que pasó con las leyes de violencia de género, fertilización asistida y otras tantas que garantizan nuevos derechos, con el texto solo no basta. Habrá que asegurar recursos en los hospitales y conseguir efectivamente la igualdad.

Las mujeres que pueden pagar ya tienen el derecho hoy sin ley; el cambio real será que se garantice la atención gratuita a las que no pueden.

Y si la ley no sale, las calles seguirán verdes. La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto viene insistiendo con el proyecto hace 13 años. En ese proceso, la legalización se volvió bandera en cada Encuentro Nacional de Mujeres desde 2003, fue el reclamo de los dos paros internacionales del 8 de Marzo y pasó al frente como consigna más urgente del movimiento Ni Una Menos.

La marea verde que hoy recorre las calles y las redes sociales, que se cuela en los premios Martín Fierro y hasta en la mesa de Mirtha Legrand, llegó mucho más lejos de lo que imaginó el puñado de mujeres que levantó por primera vez un cartel por el aborto legal.

Un movimiento que abrió tantas puertas antes de golpear las del Congreso difícilmente esté al final del camino. La ley está a un paso. Y el derecho al aborto es un reclamo tan profundo y postergado que ya no hay vuelta atrás.

Más allá de lo que pase en el Congreso, el derecho al aborto es un reclamo tan profundo que no tiene vuelta atrás.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído