La salida de Galuccio marca el fin de una era

El rumbo de YPF. El ingeniero entrerriano mejoró los números de la compañía y puso en marcha el desarrollo de Vaca Muerta. Un estilo que no tiene lugar con Cambiemos.

Por Cristian Navazo

El viernes, Miguel Galuccio dejará la conducción de YPF tras cuatro años en los que logró revitalizar una compañía que iba en franca decadencia tras la gestión de la española Repsol. Deja en marcha el primer desarrollo masivo de Vaca Muerta y abre un gran signo de interrogación en torno al futuro de la empresa más grande del país.

La buena relación con el presidente Mauricio Macri no fue suficiente para torcerle el brazo a las figuras que lo querían fuera de YPF. Ahora se buscará un CEO con menos poder y protagonismo en la política energética. El viernes, en la asamblea anual de accionistas, Miguel Ángel Gutiérrez, un hombre de las finanzas que hizo carrera en la JP Morgan, será el nuevo presidente. El puesto de gerente, que se desdoblará, se definiría el mes próximo. Hay un proceso de búsqueda internacional en marcha, que lleva adelante la consultora Egon Zehnder, que propondrá una terna de candidatos.
Galuccio deja YPF con los números en orden, pese a los cuestionamientos sobre el peso de la deuda de la compañía que sembró el ministro de Energía, Juan José Aranguren. La petrolera tiene un ratio de deuda inferior al de las principales petroleras del continente.

Para dejar constancia de su herencia, Galuccio acaba de recibir de la imprenta su "libro blanco", donde hace un balance detallado de su gestión. Por estos días, emplea varias a horas a realizar dedicatorias personalizadas a su equipo. El lunes dejó una copia en Loma Campana, durante su despedida con los empleados, donde se lo vio conmovido.

A poco de asumir, en 2012, el ingeniero entrerriano que llegaba con los pergaminos de ser uno de los hombres fuertes de la multinacional Schlumberger, presentó un plan agresivo para recuperar la producción de gas, que en ese entonces caía a razón de un 10% anual, y la extracción de crudo, que arrastraba un declino del orden del 5% anual. La recuperación de YPF se basaría en una fuerte apuesta a la exploración, la reinversión de utilidades y la habilidad de Galuccio de utilizar sus fluidos contactos internacionales para atraer socios con dinero fresco en un contexto adverso para la llegada de capitales al país.

En su plan de negocios 2013-2017, prometía incrementar un 29% la producción del crudo en los cinco años y un 23% la de gas.

Hoy YPF produce un 29% más de gas y un 11,54% más de crudo que en 2012. Si bien en los números influye la compra de algunos activos, el crecimiento está apalancado en las inversiones, que subieron un 150 por ciento, al pasar de los 2500 millones de dólares a los casi 6000 millones del año pasado. También se triplicó la cantidad de equipos hasta diciembre, cuando comenzó a menguar la actividad tras la caída del precio del petróleo.

En su plan 2013-2017, Galuccio esperaba sostener un 70 por ciento de las inversiones con la generación de la caja propia y el 30 por ciento con aporte de socios y toma de deuda. Para ello, firmó el acuerdo con Chevron, que significó el primer desarrollo masivo de Vaca Muerta, y cerró negocios en petróleo y gas no convencional con Dow Chemical, Petronas, Pampa Energía y con America Energy Partners.

El ratio de la deuda sobre EBITDA (utilidad antes de impuestos y amortizaciones), que está prevista en torno a los 1.50x, hoy llega a un monto inferior a 1.35x. Además se alcanzó un índice de recuperación de reservas del 107%, es decir que se repuso más de lo que se consumió.

Entre 2013 y el año pasado, la empresa invirtió 15 mil millones de dólares. El desembolso estuvo por debajo de las estimaciones del plan quinquenal, que proyectaba unos 37 mil millones de dólares hacia el total del periodo, por el impacto de la crisis que atraviesa la industria petrolera a nivel mundial. Este año YPF reducirá 25% sus inversiones tras la caída de las ganancias durante 2015.

Los tiempos políticos cambiaron, y Galuccio dejará el sillón de YPF. La transición fue desprolija pese a que oficialmente se edulcoró su salida. Hubo una nula comunicación entre el Ejecutivo nacional y la principal empresa del país. El ministro de Energía y accionista de Shell ha mostrado cierto desdén hacia la empresa nacional, y no se vislumbra una política clara en el gobierno nacional con respecto a su petrolera de bandera. Pese a ello, el gobernador Omar Gutiérrez asegura que Macri respalda el liderazgo de YPF en el mercado y en el desarrollo de Vaca Muerta.

El estilo de conducción de Galuccio, quien concentraba la suma del poder en la empresa y tenía una fuerte influencia en las políticas energéticas del Gobierno, no tiene lugar en el macrismo.

El directorio que asume

El viernes próximo asumirá Miguel Gutiérrez como presidente de YPF junto con el nuevo directorio. Aquí, un repaso por sus nombres:

Roberto Monti presidió la compañía estatal en 1998-99 y luego hasta 2000 fue vicepresidente ejecutivo de Exploración y Producción de Repsol YPF en la Argentina.

Noberto Bruno fue gerente de Desarrollo Internacional de YPF en 1983-88 y dirigió YPF Perú en 1998-2000, y hoy es ministro de Economía de Neuquén. Néstor Di Pierro ocupó cargos legislativos en Chubut y fue intendente de Comodoro Rivadavia en 2011-15.

Juan Donnini fue asesor de la comisión de Energía del Senado en 2012 y de la Subsecretaría de Planificación Económica en 2013, y director de YPF desde abril de 2015.

Enrique Vaquié fue ministro de Hacienda en Mendoza entre 1999 y 2011, luego, diputado nacional hasta 2015. Hoy es ministro de Economía de esa provincia.

Armando Isasmendi fue titular de la Entidad Reguladora de Servicios Públicos de Salta en 2008-13 y hoy preside la estatal provincial Recursos Mineros y Energéticos.

Carlos Felices fue gerente financiero de YPF en 2002, luego CEO de Telecom y presidente del directorio hasta 2008.

Daniel Montamat presidió YPF en 1987-89 y fue secretario de Energía en 1999-2000. Fue consultor de los bancos Mundial e Interamericano de Desarrollo.

Fabián Rodríguez Simón fue jefe de Gabinete del Ministerio de Ambiente porteño en 2007-09 y estuvo al frente de la Unidad de Control del Espacio Público (UCEP).

Inés Leopoldo, de amplia experiencia en la industria de las telecomunicaciones, ocupó cargos en Telecom, La Nación, Terranetworks y Telefónica Argentina. Daniel Kokogian fue jefe de la Comisión Geológica de YPF hasta 1989 y luego, vicepresidente de Exploración y Desarrollo de Pioneer Natural Resources. Se desempeñó como director de Estrella Servicios Petroleros, de Compañía General de Combustibles y preside la consultora New Milestone.

Octavio Frigerio fue interventor de YPF en 1989. Desde 2000 preside una compañía familiar del sector agrícola.

Luis Domenech fue gerente financiero de Metrogas en 1993-2002 y luego, gerente general en 2002-04.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído