La terminal, pasada de mugre por un conflicto

Declararon la emergencia sanitaria. Aún no hay solución.

Neuquén.- La tierra se acumula en los rincones de los pasillos y los baños expulsan olores difíciles de soportar. Esta es la situación en la Estación Terminal de Ómnibus de Neuquén (ETON), que se declaró en emergencia sanitaria por un paro de los empleados de mantenimiento y limpieza, quienes reclaman el pago de las denominadas horas prohibitivas.

El conflicto estalló la semana pasada y enfrentó a los trabajadores con la gerencia de la terminal, a cargo de la empresa Parada Liniers. Alrededor de unas 20 personas, de una nómina de 40, adhirieron a las medidas que también incluyeron una protesta con bombos y redoblantes en las puertas del establecimiento.

El pedido concreto es el pago de las horas trabajadas entre las 13 del sábado y las 24 del domingo, conocidas como prohibitivas, y exigieron que se les devuelva el descuento que se les aplicó en agosto -de unos 2 mil pesos- por negarse a trabajar en tales condiciones.

Al respecto, el secretario gremial del Centro de Empleados de Comercio, Ramón Fernández, explicó que desde la empresa “no hubo justificaciones ni respuestas concretas, fue totalmente arbitrario”.

Cuatro:días de paro fueron suficientes para que se alcanzara la emergencia sanitaria.

Además, desde el sindicato señalaron que le solicitaron a la empresa un aumento del 5 por ciento en el pago por zona patagónica, aunque este pedido no está relacionado con las medidas de fuerza.

Ayer por la mañana, el gerente de Parada Liniers, Luciano Fernández, en declaraciones radiales desconoció las exigencias de los empleados al expresar que “el reclamo está fuera del convenio, ya que no cumplen con las condiciones que establece la ley”.

Sin embargo, el representante sindical lo desmintió y aseguró que “el pedido surge a partir de la Ley de Contratos de Trabajo, por lo que los trabajadores deben recibir el pago de las horas prohibitivas”. “La ley es pareja para todos, no les pueden negar el derecho a los compañeros”, agregó.

En tanto, la situación en la ETON es compleja, por lo que la gerencia debió aplicar un cronograma de emergencia por la falta de limpieza y restringió el uso de los baños y el trabajo en las torres de control.

A sabiendas de que la terminal funciona de lunes a lunes, las partes se reunieron por la tarde para negociar una solución para el conflicto, pero no hubo avances significativos, por lo que se pasó a un cuarto intermedio para hoy y así reanudar las negociaciones.

Desde el sindicato indicaron que de no llegar a un acuerdo satisfactorio, continuarán con las medidas de fuerza durante los próximos días.

Origen y motivos de una drástica medida de fuerza

El conflicto que se estableció entre los trabajadores de la empresa Parada Liniers y los directivos se originó con el desconocimiento de las horas trabajadas los fines de semana, entre las 13 del sábado y las cero del domingo.

En este contexto, los empleados resolvieron no trabajar durante este período por el mes de agosto, motivo por el que la empresa les descontó una suma de 2 mil pesos, sin notificación de por medio.

Ante este accionar, resolvieron establecer un paro a modo de reclamo, por lo que la higiene de la ETON quedó sin atención.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído