La Tierra cambió de era: del Holoceno al Antropoceno

La profunda huella humana modificó en dos siglos la fase geológica.

Nueva York
Fenomenales cambios climáticos, alteraciones trascendentales en los sedimentos, producción masiva de materiales no naturales y, también, un consumo desorbitado de los recursos de la naturaleza. La presencia del ser humano alteró definitivamente el curso de la Tierra y, de acuerdo con un enorme grupo de científicos, estableció una nueva fase geológica en el planeta. Llegó la hora de la "era humana": el Antropoceno (del griego anthropos, "hombre", y kainos, "nuevo").
Una agrupación de prestigiosos científicos de todo el mundo llamada Anthropocene Work Group advirtió que la Tierra entró a una nueva era, después de los 11.700 años que duró la anterior fase, el Holoceno. El impacto de la actividad humana sobre la Tierra a lo largo de los dos últimos siglos fue de tal magnitud, que se evidenciaron profundas transformaciones geológicas y ecológicas.
Por eso, la agrupación presentó un extenso informe en la prestigiosa revista Science, donde se registraron todas las evidencias sobre el cambio generado por el ser humano. Se estima que el inicio de la nueva era se registró a mediados del 1800 y que se profundizó con la llamada "gran aceleración", desde la década de 1950.
"Pretendemos expresar que hemos dejado atrás la estable era del Holoceno y que a partir del 1800 se dio comienzo a una nueva etapa, en la que el hombre se convirtió en el principal agente geológico, el factor dominante de la geología", afirmó uno de los líderes de la investigación, el geólogo y paleontólogo alemán Reinhold Leinfelder.
Las cifras son claras: hoy más del 90% del crecimiento de las plantas se produce en sistemas dirigidos o influenciados por el hombre. Además, el 90% de la biomasa de todos los seres vivos es originada por el hombre y más de tres cuartas partes de la superficie terrestre libre del hielo se encuentra adulterada por la mano del ser humano.
Para poder definir unidades de tiempo geológico, es necesario poder analizarlas en rocas, hielo o sedimento. Deben tener una expresión física. Claramente, el humano dejó su huella más que marcada.
El impacto de la actividad humana a lo largo de los últimos dos siglos en la tierra se explicó en la relación entre tres factores claros: el desarrollo tecnológico acelerado, el rápido crecimiento de la población mundial y un incremento abrupto en el consumo de los recursos. Esta combinación condujo a un aumento del uso de metales, minerales, combustibles fósiles y fertilizadores agrarios. Como si fuera poco, la proliferación de nuevos materiales, como el aluminio, el plástico y el cemento, empezaron a dejar una huella muy marcada en los diversos sedimentos y resultaron determinantes en el cambio geológico del planeta.
Según los investigadores, hay indicios suficientes de una nueva era: la construcción de represas alteró los sedimentos al menos diez veces más rápido que las fuerzas naturales de erosión. En algunas zonas costeras, la presencia de nutrientes procedentes de fertilizantes creó "zonas muertas" donde escasea el oxígeno. Además, la extinción de especies, el aumento de plantas cultivadas y de animales domésticos, los cambios climáticos y la pérdida masiva de hielo en el Ártico son otros signos de la influencia humana en el planeta.

Cemento, aluminio, plástico, fertilizantes, basura, represas
Cemento: desde la II Guerra Mundial, se convirtió en el principal material de construcción. La cantidad producida en los últimos 20 años es suficiente como para cubrir cada metro cuadrado del planeta.
Aluminio: su producción global creció 98% desde 1950.
Plástico: lo producido cada año pesa lo mismo que el peso acumulado de todos los habitantes del planeta. Los restos que no son reciclados terminan en los océanos y se convierten en "tecnofósiles", según el registro geológico.
Fertilizantes: duplicaron la cantidad de nitrógeno y fósforo en el suelo. Algunas señales se ven en los estratos de los lagos, que llegaron al nivel más alto en 100 mil años.
Actividad nuclear: los experimentos con armas nucleares en el siglo XX generaron señales de carbono 14 y plutonio 239 que serán detectados en los sedimentos del hielo por 100 mil años más.
Basura: los materiales depositados en los basurales registraron el mayor número de nuevos minerales para el ambiente desde la llamada Gran Oxigenación, hace 2300 millones de años.
Estructuras urbanas: el hombre transformó 2/3 de superficie terrestre con edificios, autopistas, minas, granjas, etc.
Represas: en los últimos 60 años, se construyeron en todo el mundo a un ritmo de una por día.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído