La tormenta fue breve pero causó mucho daño

Algunas calles quedaron intransitables. En variospuntos de la ciudad crece el malestar por el agua.

Ailín Trepiana
ailintrepiana@yahoo.com.ar


Neuquén
La tormenta de la noche del martes no duró mucho tiempo pero fue muy intensa, y para muchos vecinos del oeste se vivió como una verdadera pesadilla. Como cada vez que llueve, la gente reclama soluciones porque algunas calles quedaron totalmente inundadas.

"Escuchamos los truenos y se nos pone la piel de gallina", se lamenta Mari, quien hace 27 años sufre todas las inundaciones en su vivienda, en la esquina de Avenida del Trabajador y Casimiro Gómez. Los vecinos tienen que salir de sus casas con cautela, esperando no resbalarse con el barro, y sus puertas todavía están tapadas con bolsas de arena que tuvieron que hacer en medio de la tormenta. La calle y la vereda son un solo piso de barro.

Sin solución
Al parecer, el problema en esa zona no es de las cloacas ni de la ausencia de asfalto, sino de la nivelación de la calle. "Acá baja de todo: lavarropas, perros muertos, ropa, botellas", enumera la mujer y cuenta que supuestamente ya comenzaron las obras, porque el topógrafo estuvo una vez, pero después no supieron más. También creen que fue perjudicial haber cerrado el canal de la calle Necochea.

Mari cuenta cómo se las van a arreglar ante un próximo alud: "Ya no sabemos qué hacer. Ahora, con tres vecinas nos vamos a organizar y vamos a hacer un muro con gomas de auto en el cordón de la calle".

Entre lagunas
A quince cuadras de allí, en la esquina de Dr. Ramón y Edith Stagnaro, el escenario es más impactante. Los vecinos conviven con una laguna hace casi un año, pero con la lluvia el problema se acrecienta, y luego de las tormentas quedan lagunas más pequeñas a lo largo de toda la cuadra.

Denis, el verdulero de esa esquina, cuenta que tanto el problema como los reclamos son permanentes. Se las arreglaba poniendo palets en la calle para que la gente pudiera cruzar.

Según cuentan los vecinos, el problema allí sería por unas mangueras rotas y la ausencia de bocas de pozo al llegar a la esquina de Abraham. "No me imagino esa esquina sin agua, acá ya nos acostumbramos a vivir así. En la casa se siente una humedad permanente", cuenta Franco, al tiempo que se lamenta ante la permanencia del agua allí por al menos un mes. Los vecinos coinciden en que los reclamos son permanentes, que han difundido las imágenes por distintos medios, pero que falta voluntad para darles una solución.


En los desagües
Quiroga criticó a los vecinos que tiran la basura

El intendente Horacio Quiroga aseguró ayer que la tormenta del martes a la noche "fue furiosa" y causó inconvenientes en las calles San Martín, Rodhe y Pastor Pluis por la acumulación de agua por obras de drenaje.

Reconoció que es necesario mejorar las obras pluvioaluvionales y que, en lo inmediato, irán las maquinarias y los camiones a succionar el agua que quedó concentrada en algunas zonas.

El jefe comunal dijo que los neuquinos se tienen que acostumbrar a este tipo de eventos climatológicos, a la vez que reiteró sus críticas a aquellos vecinos que arrojan la basura en cualquier lado. "Sigue obstruyendo las bocas de tormenta y sigue siendo un problema a resolver y eso depende de cada uno", explicó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído