Las birras también entran a las barberías

La moda de servir una cerveza de cortesía a los clientes gana adhesiones.

En pleno auge de las barberías, un neuquino se atrevió a ir más allá para garantizar el bienestar y la comodidad de sus clientes. Además del tradicional corte con toallas calientes y navajas, Rodrigo Gómes ofrece, en Cool Flower Barber Beer, una bebida como parte del servicio.

“No pretendemos hacer una cultura de las bebidas alcohólicas, solo queremos crear un ambiente donde el cliente se sienta más cómodo”, aseguró.

Te puede interesar...

Si bien esta modalidad se aplica en distintas partes del mundo con un rotundo éxito, en Neuquén aún no se ha asentado y siempre fueron pocos los locales que la adoptaron como un mecanismo para mejorar la calidad de la prestación.

En este sentido, Gómes indicó que el reconocido peluquero Teté Canale fue uno de los primeros en hacerlo en la ciudad.

“Tuve la suerte de trabajar una temporada de verano con él y, por entonces, todos los sábados les ofrecía tragos a los clientes”, detalló.

Ambiente

Esa influencia, sumada a la experiencia que cosechó durante los once años que pasó en Buenos Aires, le permitió crear un ambiente agradable para los neuquinos que buscar mejorar su imagen sin descuidar la salud de su piel y vello.

El estilista de 41 años contó que implementó los tragos por primera vez en su peluquería Cool Flower (Bouquet Roldán 440) para dos eventos en particular.

“Mi hermano, además de ser peluquero, es DJ. Entonces, para el Día Internacional de la Mujer y el Día de la Primavera pasa música y le ofrecemos a la gente un trago”, precisó. Como la iniciativa tuvo éxito, la adoptó para la barbería que abrió en el Alto (Diagonal España 250).

De cualquier manera, Gómes sentó postura con respecto al expendio de bebidas alcohólicas y sostuvo que no busca promover su consumo, sino que tiene un objetivo meramente recreativo.

Sin problemas

“Nuestra idea es que cuando vengan los clientes, dejen los problemas del otro lado de la puerta”, aseguró. En tanto, señaló que

el auge de las cervecerías artesanales también facilitó la posibilidad de abrir un negocio de estas características, ya que manifestó que estos comercios tienen una correlación estética con las barberías.

“Si bien nosotros ofrecemos cerveza industrial, la estética y el diseño de los espacios son muy similares. Tenemos mucha madera y una iluminación tenue que propicia la relajación”, concluyó.

Los hombres se quieren ver bien

Rodrigo Gómes explicó que el resurgir de las barberías tiene su origen en la falta de espacios específicos para la estética masculina. “Necesitaban un lugar de relajación, donde se puedan cortar la barba y el pelo, mientras se toman un refresco y mantienen una conversación distendida”, precisó. Además, consideró que fue determinante para que los hombres se despojaran de muchos prejuicios.

Comentó que tuvieron una aceptación muy favorable en la sociedad, ya que años atrás no había espacios de este estilo en Neuquén.

“Había muchos hombres que se lo querían hacer, pero quizá les daba vergüenza o timidez hacerlo en un local unisex”, describió.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído