Las fotos que dividen ese Neuquén de ricos y pobres

Investigadores de la UNCo analizan el fenómeno de la segregación.

Adriano Calalesina
adrianoc@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- Una simple foto puede dejar en evidencia esa grieta en el espacio, que en las ciudades suele dividir en poco tiempo a ricos y pobres. Donde antes había una jarillal cubierto de arena, hoy parece erigirse una edificio de 15 pisos, y donde descansaban calles polvorientas, hoy se levanta un moderno barrio de clase media.

Estas pequeñas escenas de la vida cotidiana, que parecen ser tan normales con el paso del tiempo, son objeto de estudio de un grupo de investigadores de la UNCo y del Centro de Estudios Históricos Regionales (CEHIR-ISHIR-CONICET).

Se trata de una selección de más de 600 imágenes de la década del 80 en Neuquén capital, que publicaba la revista de la cooperativa CALF.

La ciudad en los 80 vivió un fenómeno de crecimiento comparable a lo que hoy generó Vaca Muerta.

A partir de ese material, los investigadores trabajan en un proyecto denominado “Segregación residencial en las ciudades intermedias argentinas. El caso de Neuquén (1980-2010)”, con el objetivo de entender por qué la ciudad fue una suerte de “explosión” en esa década.

El fenómeno sólo es comparable con lo que pasó en estos últimos tiempos con Vaca Muerta, donde el impulso del petróleo consolidó barrios privados y dio rienda suelta a la construcción de torres de edificios de clase media alta.

“La investigación se propone explorar las desigualdades socio-espaciales que atravesaron a la ciudad en los últimos treinta años. Para ello nos auxiliamos del concepto de segregación residencial, que no es más que las formas de desigual distribución de grupos de población en el territorio”, explicó a LM Neuquén Joaquín Perren, doctor en Historia y director de la investigación.

Las fotos denotan a un Neuquén en donde la constante es la expulsión de un sector hacia lugares periféricos. Por ejemplo, el nacimiento del barrio Hibepa o el de Mudon, al pie de las escarpadas bardas. En ese tiempo, vivir en esa zona capitalina era el verdadero far west neuquino.

Así es como las largas discusiones sobre la desigualdad neuquina hoy serán objeto de la mirada que hay sobre el espacio. Las cosas cambian de lugar y todo queda registrado en esas fotografías que muestran aquellas casas pioneras que desaparecieron y que en la actualidad son sólo fantasmas.
La imagen fue tomada como un elemento de comunicación que puede ayudar a proyectar el futuro. Sobre todo, equilibrar contrastes de esas tomas que crecen tapadas por la sombra de los grandes edificios.


El centro es muy caro y desplaza las clases hacia la periferia

Tal como ocurrió en otras ciudades de la región y del país, los centros históricos se vuelven más caros a medida que pasan los años. Si bien Neuquén capital tiene un población nativa que se asentó en el casco urbano, para los investigadores, la explosión inmobiliaria de hace 15 años hizo encarecer las tierras y la nueva clase media fue desplazada hacia el sector de la periferia.

La segregación, además de expresar en el espacio distintos tipos de desigualdades, constituye el cemento sobre el que tales diferencias se asientan, reproducen y agravan”, explicaron historiadores y sociólogos.

El concepto que se trabaja a través de esta investigación fotográfica también es el de “gentrificación”, que señala cómo se producen las trasformaciones urbanas. Es decir, cómo las clases más acomodadas van adquiriendo propiedades en los barrios y les dan valor económico. Y a la vez, cómo se desplaza a otras capas sociales hacia una nueva periferia.


Las tomas y ese mundo del “lejano oeste”

Joaquín Perren. Doctor en Historia - UNCo

¿Por qué eligieron la fotografía como documento?
Las fotos nos hablan de la mirada que la revista de CALF tuvo sobre este proceso. Las dos terceras partes del corpus se refieren a la periferia de la capital neuquina a tono de denuncia.

¿Qué fotos aportaron más y llamaron más la atención?
Son las que exhibían las condiciones materiales en la periferia. Esas nos permiten poner en tensión aquellos discursos políticos, habituales en la época, que caracterizaban a Neuquén como una “isla de bienestar”.

¿Hay otras ciudades donde se hizo un estudio parecido?
Hay experiencias como el Archivo Visual de la Sociabilidad Santafesina. Para el caso de Neuquén, es preciso señalar el libro Neuquén 1904-2004, imágenes de una ciudad centenaria.

¿Qué esperan encontrar a través de este estudio?
Creo que esa desigual “geografía de las oportunidades” involucra, entre otros elementos, la escasez de establecimientos educativos, la falta de puestos de trabajo, la baja tasa de creación de empleo y una insuficiente capacidad para generar recursos fiscales.

¿Siempre está presente un concepto del oeste como en la actualidad?
Sí, con tópicos recurrentes, como la baja calidad de los materiales constructivos, la falta de agua y desagües y la exposición de la población de los asentamientos.

¿Qué objetivos se trazaron en la investigación que llevan adelante?
El trabajo se propone explorar las desigualdades socio-espaciales en la ciudad de Neuquén. La estructura espacial no sólo refleja las asimetrías propias de la sociedad, sino también retroalimenta una estructura social compleja en la que se combinan procesos de diferenciación, de desigualdad y también de exclusión.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído