Las peluquerías caras te ofrecen pagar en 6 cuotas

Un corte de pelo y la aplicación de productos pueden salir hasta $3200 en los negocios más costosos de la ciudad.

Sofía Sandoval
ssandoval@lmneuquen.com.ar

Neuquén
No es tan sólo un tijeretazo que reduce un par de centímetros la extensión del pelo. Tampoco un chorro de agua tibia que enjuaga la espuma blanca del shampoo. Algunas peluquerías de la ciudad lograron hacer del cuidado capilar un arte sofisticado y un lucrativo negocio al que concurren clientes exigentes con asiduidad.

Los principales locales de la ciudad cuentan con personal especializado cada uno en una rama del cuidado del pelo, dicen que utilizan productos importados de Europa y cobran facturas que van de los 800 a los 3200 pesos. A veces llegan a precios tan elevados que tienen que ofrecer financiación de hasta seis pagos para que los clientes puedan afrontarlos.

Las peluquerías premium cuidan todo. Los sillones cómodos, la relajada música ambiente, el café colombiano recién molido o un vaso de whisky en la barra cuando toca esperar entre el color y el enjuague. Así, más que cortar el pelo, buscan provocar una sensación en los que concurren. Y también cobran por eso.

“No queremos estafar a los clientes, les brindamos un servicio con una calidad acorde a lo que pagan”, explica Tamara, encargada de la peluquería Las Hormigas, a la que define como un espacio vintage con una disposición sectorizada de cada trabajo que se ofrece. Allí, un corte de pelo sale 460 pesos.

Desde estas peluquerías señalan que alrededor de un 80% de sus clientes son habituales y, en general, asisten una vez por mes. La mayoría se hace más de un trabajo en cada visita, por lo que una sesión no se reduce a cortar un poco las puntas, sino que incluye nutrición o botox capilar, distintos tipos de coloración y hasta peinados. Algunos de estos espacios ofrecen también tratamientos faciales, manicura y depilación.

La acumulación de servicios en una sola sesión apunta a que los clientes se vayan conformes con el resultado. “Vas por un corte pero te convencen de hacerte otras cosas y el pelo te queda divino, pero es carísimo: yo tuve que pagar 3200 pesos y me hicieron un descuento”, relató una clienta ocasional de estos espacios.

Algunos peluqueros de la zona ya tienen cierto prestigio y los clientes regresan sólo para pasar por sus manos. Por eso, en estos espacios el personal se capacita en un rubro específico y atiende una sola necesidad, ya sea el corte, el lavado o el color. Yune trabaja en la recepción de la peluquería Vanity y explicó que el dueño del lugar viaja dos veces al año al exterior para capacitarse en coloración.

Con los precios tan elevados, que pueden representar la mitad de un alquiler o de un salario mínimo, estos servicios premium no son para cualquiera. Sin embargo, desde la peluquería Vanity aseguran que hay ciertas clientas que no se lavan el pelo en sus casas y asisten tres veces por semana a lavarse y peinarse por 250 pesos.

Vanity es para clientes coquetos y marca entre sus puntos distintivos la falta de vidrieras, para que ningún transeúnte los vea con la cabeza envuelta en papel aluminio. En Oriel, otra afamada peluquería, aseguran que hacen un trabajo muy privado. “Vienen muchos políticos y gente que busca privacidad”, aseguró su dueño.

Aunque son las más escasas, sus sillones siempre ocupados demuestran que en la ciudad existe un mercado para estas peluquerías. Existen aquellos que buscan un tratamiento capilar con productos de calidad y trato personalizado, y están dispuestos a pagarlo.

CIFRA
$800 cuesta un pequeño lujito en uno de estos locales.
Es lo que gastan los clientes en estas peluquerías. Aunque un corte sale unos 500 pesos, la mayoría suele combinar varios trabajos en una sola sesión. Y con eso la cuenta aumenta.

Tendencias
Los hombres que se cuidan la barba

Aunque parezca una vanidad propia de las mujeres, la mayoría de estas peluquerías son unisex y los encargados afirman que cada día hay más hombres que asisten a los negocios premium y piden tratamientos capilares. “Tenemos un 50 y 50 de clientes mujeres y varones”, señaló Yune, de la peluquería Vanity, y aclaró que los hombres “cada vez se cuidan más”. Incluso, ahora se cuidan más la barba.

La apuesta por un trabajo que sea más artesanal

NEUQUÉN
Con precios y un ambiente muy disímil al de la mayoría de las peluquerías, estos negocios se distinguen de otros peluqueros que cobran unos 150 pesos por el corte de pelo. Oriel Ponce, dueño de Oriel Hair, se opuso a la dicotomía entre peluquerías premium y de barrio. “Sólo hay espacios más o menos profesionales”, aseveró.

Para Oriel, siempre que un peluquero demuestre su idoneidad, logrará posicionarse en el mercado. Aunque hay espacios con una marcada tendencia comercial, él apuesta desde hace dos décadas por un trabajo más artesanal y busca la veta artística en su trabajo.

Oriel aseguró que recorrió el mundo dando cursos de coloración y que su proceso de aprendizaje nunca termina, siempre en búsqueda de las últimas tendencias. “Las tendencias actuales exigen agudizar el ingenio del peluquero”, señaló mientras mostraba fotos de jóvenes con el pelo plateado y mechas de colores.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído